lunes, 20 de agosto de 2012

Niños que no obedecen

No hace falta estudiar psicología o ser un experto en educación infantil para darse cuenta de que los niños imitan todo lo que ven. Todos sabemos que los niños lo repiten todo, son auténticas esponjas, lo retienen y lo reproducen a su manera. No diferencian si algo es bueno o malo, sólo lo repiten.

Todos necesitamos referentes de conducta y de valores en nuestra vida y los niños no son una excepción.

¿Quieres saber cómo conseguir que tu hijo haga deporte, se lave los dientes o estudie? En definitiva, ¿cómo lograr que aprenda buenas costumbres y haga lo que le crees que es mejor para él?
Hazlo con él. Esa es la clave. Si estamos al lado de nuestros hijos dando ejemplo, quizá tendremos más posibilidades de que aprendan esas conductas que tanto les cuestan y que nosotros creemos que son saludables para ellos. Si son buenas para ellos, también deberían serlo para nosotros, así que a predicar con el ejemplo ¿No te parece?

Tipos de aprendizaje: 

Existen muchos tipos de aprendizaje y diversas clasificaciones según quién lo analice, psicólogos, educadores, filósofos...pero nosotros nos quedamos con los más conocidos y los más sencillos para los que nos somos expertos en estas cosas.
  • Memorístico o repetitivo: cuando se memorizan contenidos sin comprensión previa.
  • Receptivo: sólo se necesita comprender el contenido para poder reproducirlo, pero no se descubre nada nuevo.
  • Por descubrimiento: en el cual el sujeto relaciona sus conocimiento previos con los nuevos dotándolos de coherencia respecto a sus estructuras cognitivas.
  • Por observación o imitación: éste sucede cuando el sujeto contempla la conducta de un modelo, y si la considera apropiada y sus consecuencias positivas, la reproduce.            
Los niños aprenden, sobre todo, por el último tipo, por imitación y por eso, debemos mostrarles buenas constumbres, sanas y saludables para ellos y para el beneficio de toda una sociedad. Cuantos más niños aprendan buenos hábitos, mejor será la sociedad en su conjunto. Es tarea de todos hacerlo y no sólo de los padres.

Por tanto, podemos decir que:
  • Si quieres que tu hijo estudie, siéntate con él y ayúdale con los deberes.
  • Si quieres que haga deporte, practícalo con él. 
  • Si quieres que le guste leer, lee con él.
  • Si quieres se cepille los dientes, hazlo con él.
  • Si quieres que sea educado, demuestra tu educación con él y con los demás, respeta y respetará.
  • Si quieres que coma bien y cosas sanas, cuida vuestra alimentación y ofrécele alimentos sanos.
  • Si quieres que aprenda a rezar, reza con él y no esperes a que se lo enseñen todo en catequesis o en el colegio.
  • Y si quieres que tu hijo sea feliz, sé feliz tú primero.

Nuestra experiencia


Como nota ilustrativa, podemos decir que nosotros hacemos casi todo con nuestra hija, entre otras cosas, las siguientes:

  1. Comemos todos juntos y así va aprendiendo el gusto por la comida ( le encanta compartir la mesa con nosotros y con el resto de familiares o amigos) y por los buenos alimentos.
  2. Nos lavamos las manos juntos y  los dientes después de comer ( le encanta usar su "mini" cepillito, es más un juego que una necesidad).
  3. Bendecimos la mesa y rezamos con ella (le encanta, se pone seria y nos mira porque sabe que estamos haciendo algo importante, le cambia la cara... y cuando terminamos sonríe).
Estos no son más que unos ejemplos de lo que nuestros hijos ven en nosotros y cómo conseguir que hagan lo que creemos que es mejor para ellos. Prueba a dar ejemplo a tu hijo y notarás la diferencia seguro.

Conclusión

No te compliques diciéndole a tu hijo lo que debe hacer, hazlo tú primero. "Una imagen vale más que mil palabras", ¿no crees? ¿cómo lo vives tú?

4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo.
    Además muchos adultos dicen a sus hijos que hagan cosas que ellos mismos no hacen, esto sólo consigue confundirles.
    A los niños pequeños les encanta imitarnos, es una buena ocasión para establecer buenos hábitos y además es una gran responsabilidad por nuestra parte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo un cartel que había en mi colegio que rezaba los siguiente: "Los niños no obedecen, imitan".
    Se me quedó grabado en la memoria para siempre y le verdad es que es cierto, aunque tampoco es siempre así de simple...
    Muy buen post! un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola familia!. Acabo de conocer vuestro blog y la verdad es que me parece un sitio muy interesante, que habláis de cosas muy interesantes y dáis soluciones muy interesantes. Yo opino lo mismo que vosotros, los padres somos el espejo en el que nuestros hijos se miran y a quien quieren parecerse, asique nada más fácil que imitarnos para conseguirlo, por lo tanto para lo bueno y para lo malo, ellos están ahí pendientes para hacerlo. Muchas gracias por vuestro blog.

    ResponderEliminar
  4. Maribel, bienvenida de nuevo. Qué alegría tenerte por aquí otra vez. Espero que todo vaya bien. Como bien dices, a los niños les encanta imitarnos y esa es una buena forma de enseñarles buenos hábitos. A veces, supone re-educarnos nosotros como personas y nunca está demás.

    María,es curioso lo que dices del cartel, ese iba a ser en un principio el título de la entrada, pero al final se quedó más cortito para no desvelar el misterio, je, je...

    Releante, bienvenido y suerte con tu nuevo blog. Nos alegra que te haya gustado el blog y tener a un hombre entre los lectores porque casi siempre son mamás y los papás también tenéis muchas cosas que decir.

    Un saludo a todos y gracias por dejar vuestros comentarios.

    ResponderEliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...