lunes, 31 de marzo de 2014

Porteo con mochila manduca: mi experiencia

Cuando mi marido y yo descubrimos el porteo, mi hija mayor tenía algo más de ocho meses y, en ese momento, no imaginaba hasta qué punto lo íbamos a disfrutar y a practicar.

Como os contaba aquí, el primer portabebés que tuvimos fue una bandolera de anillas.

Después le siguió un fular elástico (los primeros meses después del nacimiento de mi segunda hija).

Y nuestra última adquisición fue hace unos meses. En esta ocasión, nos hicimos con una mochila Manduca (de segunda mano) que estaba en perfecto estado y con la que voy a todas partes (dentro y fuera de casa).

Tuve la suerte de probarla antes de comprar


Antes de comprarla tuvimos la suerte de poder probar dos mochilas distintas (Bobba y Manduca). Dos generosas amigas nos las dejaron unos días y fue estupendo porque me ayudó mucho a tomar una decisión sobre cuál comprar.

Las dos están fenomenal y es cuestión de gustos. Yo tuve la sensación de que la Bobba era más grande y más aparatosa. Y yo que soy bajita y delgada necesitaba algo ligero y fácil de llevar. Con la Manduca encontré lo que necesitaba.

Voy con ella a todas partes


Desde entonces voy con ella a todas partes.

Dentro de casa me ayuda muchísimo para hacer las cosas de la casa (con la niña dormida o despierta) y para jugar/atender, al mismo tiempo, a mi hija mayor.

Y en la calle, me permite ir a todas partes (andando, en metro, en autobús) y me da mucha libertad.

Creo que cada portabebé tiene una utilidad y depende de las necesidades que tengamos en cada momento.

Encantada con mi Manduca


Yo estoy encantada con los tres portabebés que he utilizado porque han cubierto las necesidades que tenía en cada etapa.

Y ahora que es la manduca la que más uso, la recomiendo a todo el mundo. Los que me conocen lo saben, voy a todas partes con mi manduca (y mi hija pequeña, por supuesto).

También la he usado alguna vez con mi hija mayor (se puede utilizar hasta los 20kg) cuando me lo ha pedido (aunque ya no suele pedirlo, prefiere ir andando), y es muy agradable y hasta parece que pesa menos de lo que realmente pesa.

La manduca la usamos todos


Aunque soy yo la que más usa la mochila porque paso más tiempo con las niñas, mi marido también la usa mucho.

Y a diferencia de lo que sucedía con la bandolera y el fular elástico (como la mochila es más fácil de poner porque sólo necesitas un clic y ajustar la tiras), hasta el abuelo se ha animado a utilizarla.

De hecho, muchas mañanas se lleva a pasear a mi hija pequeña, a la calle, mientras se duerme con él en la mochila ¡Es una gozada! Mi hija está feliz, él está encantado y yo también ¿Qué más se puede pedir?

Si estás buscando un portabebés, yo te recomiendo los que tengo por si encajan en tus necesidades.

Son los siguientes:

Fular elástico Bobba wrap




Bandolera de anillas




Mochila Manduca




Para más información sobre porteo, puedes consultar Red Canguro.


Y tú, ¿con cuál te quedas? ¿cuál nos recomiendas?

Si te ha gustado esta información, puedes compartirla pinchando en los botones que tienes más abajo ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...