martes, 17 de septiembre de 2013

Lactancia en tándem (II): Mi experiencia

Hasta hace menos de dos años, cuando oía la palabra tándem lo primero que venía a mi cabeza era algo similar a la imagen que ves a la izquierda de este artículo, una bicicleta doble.

Sin embargo, cuando nació mi primera hija y empecé a interesarme por la lactancia materna descubrí todo un mundo nuevo.


Un mundo en el que había palabras que me resultaban totalmente ajenas, pero que poco a poco fui introduciendo en mi vocabulario. Una de esas palabras era lactancia en "tándem". (Puedes conocer su significado aquí.)

Yo también quiero practicar la lactancia en tandem

Tiempo después, conocí personalmente a una mamá que lo practicaba y virtualmente a otras tantas. Me pareció algo increíble (y un poco de locos, la verdad). Pero a partir de ese momento y sin saber muy bien por qué, supe que si tenía otro hijo yo también lo intentaría (si mi hija mayor no se destetaba antes, claro).

¿Y qué vas a hacer cuando nazca la pequeña?

Cuando me quedé embarazada de mi segunda hija, como la mayor seguía mamando, la gente me preguntaba continuamente qué haría con la lactancia de la mayor cuando naciera la pequeña. A lo que yo respondía que ya se vería, que todo sobre la marcha.

Por un lado, me apetecía amamantar a las dos a la vez, pero por otro no sabía si la mayor estaría dispuesta y, sobre todo, si yo podría soportarlo...

Los comienzos fueron difíciles

El día que nació mi hija pequeña, me llevaron a la otra de visita al hospital y lo primero que hizo cuando entró en la habitación (después de mirarme raro por estar allí y por haberla dejado "abandonada" casi dos días) fue pedirme teeetaaaaa. Y no pude decirle que no.

Así fue cómo empezó nuestra lactancia en tándem, de forma totalmente natural.

En ese momento, con la mayor enganchada al pecho, la pequeña en su cunita de hospital después de haber mamado, con los abuelos entrando y saliendo de la habitación y yo recién dada a luz, supe que aquello sería bonito, pero difícil (al menos al principio).

Pero una cosa tuve clara y fue que no le iba a negar a ninguna de mis hijas aquello que tanto necesitan (cada una de ellas por diferentes motivos): el pecho de su madre.

Las primeras horas y días fueron bastante difíciles (bueno, muy difíciles) porque las dos querían mamar a la vez o más bien, la mayor quería mamar siempre que veía a su hermanita, pero con el tiempo fuimos encontrando la forma de hacerlo y de llevarlo.

Al principio, la pequeña se ponía tan nerviosa que estuvo siete horas sin comer y sin apenas dejar de llorar el día que llegamos a casa...Así que os podéis imaginar que los primeros días hubo de todo un poco.

Hubo lágrimas (por mi parte y por la suya), tensión, agobios y alguna que otra llamada y varios mensajes de móvil a la monitora de lactancia del grupo de apoyo al que asisto desde hace tiempo porque la situación me desbordaba.

Los primeros días lo pasé bastante mal y llegué a pensar que no sería capaz de mantener las dos lactancias...

Buscando "mi forma" de amamantar en tandem

Al principio y para evitar que mi hija mayor llorara cada vez que le daba el pecho a su hermana (sobre todo, si estaba sola con las dos en casa) me las ponía al pecho a la vez.

Era un poco complicado sujetarlas, encontrar la postura para que las tres estuviéramos a gusto y conseguir que las dos mamaran lo que necesitaban. Y pronto me di cuenta de que esa no era nuestra forma de hacer tándem. 

La pequeña estaba incómoda, se asustaba y no quería comer y para mí, su alimentación era fundamental. Y la mayor, tampoco estaba a gusto del todo porque no podía estirarse bien, tenía que encoger un poco las piernas. Y yo tampoco me sentía cómoda, me ponía nerviosa pensando en la pequeña y aquello terminaba siendo un caos, la verdad.

Probamos varias posturas, pero me di cuenta de que las dos mamando a la vez no iba con nosotras. Así que decidí que primero amamantaría a una y después a otra. Y así lo hice y lo seguimos haciendo.

Poco a poco, fue explicándole a mi hija mayor que primero le daría a su hermana y después a ella. Al principio no lo entendía y se ponía a llorar desconsoladamente porque era muy pequeña (cosa que a mí me agobiaba mucho y me ponía más nerviosa todavía), pero a medida que iban pasando los días y las semanas lo iba llevando mejor.

A día de hoy no lo hemos superado del todo, pero hemos avanzado mucho.Hasta el punto de decir cuando llora su hermana: nena llora, mamá teta. (y eso que le cuesta mucho compartirme con ella...).

Al final lo conseguí y es maravilloso

Hoy, después de casi cinco meses practicando la lactancia tándem puedo decir que estoy encantada ¡Agotada..., pero encantada!

Lo practicamos de día y de noche (mi hija mayor volvió a mamar por la noche cuando nació su hermana, a pesar de que la habíamos destetado por la noche los últimos meses de embarazo) y aunque no siempre es fácil, es una experiencia única e irrepetible y que sé que sólo durará un tiempo en la vida.

Son dos lactancias muy distintas, pero preciosas. Cada niña es diferente y tienen formas distintas de mamar y de ser, por su edad y porque cada una tiene su personalidad. Y para mí está siendo una experiencia maravillosa.

No siempre es fácil, al contrario, muchas veces se hace duro y agotador (sobre todo por las noches) pero es algo verdaderamente increíble y que no cambiaría por nada del mundo.

¿Conoces a alguien que practique la lactancia en tándem? 


Si te ha gustado esta información o conoces a alguien que le pueda interesar, puedes compartirla pinchando en los botones que tienes más abajo.

9 comentarios:

  1. Me ha encantado tu entrada. Llevo dos meses de tandem (la mayor tiene 21 meses y la pequeña 2) y está siendo muy duro, sobretodo por las noches. Pero tengo esperanza de que mejore, y no me veo destetando a la mayor, porque aún es muy pequeña. Felicidades por cómo lo has relatado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas felicidades Carmen por esa pequeña de dos meses y por la lactancia en tandem. Imagino por lo que estas pasando y no es fácil. Asi que mucho animo y gracias por tus palabras y por comentar.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Hola Raquel!

    Pues yo Tengo un peque de 3 años que sigue mamando y estoy embarazada de 7 semanas. Mi idea es hacer lactancia en tándem.
    Lo curioso es que el ginecólogo que me confirmó el embarazo,me dijo que no podría seguir dando pecho por estar embarazada...qué triste.
    ¡Felicidades por tu lactancia en tándem!
    Besos.
    Mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas felicidades Mar y mucho animo con el embarazo y con los comentarios desafortunados que recibiras durante el embarazo. Sobre todo los que procedan de profesionales de la salud. Por desgracia no siempre estan tan informados como nos gustaria. Te deseo todo lo mejor y gracias por visitarnos y ya nos contaras tu experiencia mas adelante. Un abrazo

      Eliminar
  3. Mi hija mayor tiene 4 años y toma teta en tandem con su hermana de 17 meses. Siempre he pensado que la lactancia se ha mantenido tanto tiempo gracias a mi hija mayor, ya ha sido quien ha estimulado la producción de una manera espectacular. Estaremos así hasta que decidan dejarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito por la lactancia en tandem y por ambas lactancias no interrumpidas durante tanto tiempo ¡Eres una campeona!
      Y tus hijas tienen mucha suerte tener una madre así.

      Un abrazo,
      Raquel

      Eliminar
  4. Hola, tengo dos niñas, una de 3 años y medio y la otra de 2 años. la pequeña todavía toma teta y estoy pensando en quedarme de nuevo embarazada (por fin me ha bajado la regla después de casi tres años jeje). Mi idea es NO destetar a la peque, puesto que decidi que se destete ella sola. Así que probablemente me enfrente a la lactancia en tándem. Me gusta la idea, pero si mi hija se destetara en el embarazo de manera voluntaria pues genial también.
    Al leer tu post me quedo con la sensación de que ha sido más difícil que otra cosa jejeje, quería preguntarte como lo llevas a dia de hoy y si ha mejorado la cosa. Un besito! Virginia.

    ResponderEliminar
  5. Hola Virginia, te felicito por seguir manteniendo la lactancia con tu hija pequeña porque no debe ser fácíl al llevarse tan poco tiempo. Estarás todo el día sin parar...me puedo hacer un idea.
    Mi experiencia con el tándem fue un tanto difícil al principio, las primeras semanas, pero luego la cosa se normalizó y cada una ocupó su lugar. A día de hoy le veo más ventajas que inconvenientes y me alegro de que las dos sigan mamando, aunque como habrás visto en el video del último post, la mayor desde hace unas semanas sólo mama por el día y no por la noche. Cada una tiene que encontrar la forma en que su lactancia o lactancias sea placentera y estoy segura de que si a tí te llega el caso de hacer tándem encontrarás la manera.
    Siento que te hayas quedado con esa sensación negativa al leer el post, lo escribí hace mucho ya.

    Un abrazo y suerte si quieres volver a quedarte embarazada. Que todo vaya bien. Ya me contarás.

    ResponderEliminar
  6. No había escuchado antes sobre la lactancia en Tándem y me parece interesantísimo.
    Gracias por el aporte

    ResponderEliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...