lunes, 22 de julio de 2013

Niños + parques + padres enganchados al móvil = combinación peligrosa

Cada vez que voy al parque con mis hijas no dejo de sorprenderme porque se ve de todo. Pero hay una escena que se repite, una y otra vez, casi todos los días.

Por un lado, veo niños jugando a lo suyo, tirándose por el tobogán, subiendo y bajando de todos los columpios, otros jugando con su cubo y su pala, algunos saltando o corriendo y todos, aprovechando el momento y sin parar un minuto.

Por otro lado, observo Padres que también están a lo suyo, pero de otra forma (pasando olímpicamente de sus hijos). Estos padres, con frecuencia, están bastante alejados de ellos físicamente, a muchos metros o al otro lado del parque y, muchas veces, hasta resulta difícil identificar qué niño corresponde a cada padre por la indiferencia que demuestran hacia ellos.

Y eso cuando los ves, porque en ocasiones te preguntas ¿dónde están los padres de estos niños? Porque no los ves, sólo ves a sus hijos...

Padres distraídos con sus teléfonos móviles

Pero si miras a tu alrededor, te das cuenta de que desperdigados por el parque, y en la mayor parte de los casos solos y de uno en uno, hay mujeres y hombres distraídos con su teléfonos móviles de varias formas posibles:
  • Hablando por sus teléfonos sin parar y sin, apenas, mirar a sus hijos mientras éstos juegan.
  • Escribiendo de manera compulsiva mensajes, notas o lo que sea (en muchos casos chateando por internet a juzgar por el sonido de cada mensaje que les llega).
  • Mirando absortos sus pantallas, leyendo, como si no hubiera otra cosa más interesante a su alrededor y sin levantar la mirada de ellas.
Esta situación me deja perpleja. No miran a sus hijos, no juegan con ellos y les da igual si se caen, si lloran, si les pegan, si molestan a otras personas, si se los llevan...¡¡Pasan de ellos!!

Casi quince minutos sin mirar a sus hijos

Hoy, sin ir más lejos, mientras mi marido jugaba con mi hija mayor en el tobogán, yo paseaba a la pequeña y contemplaba, atónita. cómo un niño de unos cinco años y una niña que no habría cumplido ni los tres, deambulaban solos por el parque de un lado a otro sin nadie que los controlara.

Llamaba la atención, sobre todo, la niña pequeña que intentaba subirse a los columpios con dificultad y a la que todo el mundo miraba sorprendido al verla sola. 

Según iba llegando gente al parque se fijaba en la escena y muchos buscaban a alguien que se hiciera cargo de la niña, pero no veían a nadie. Tan sólo veían a un niño (el de cinco años) que parecía su hermano y que le decía que no se subiera aquí o allá cuando pasaba cerca de ella, de vez en cuando, mientras corría. 

A todo esto, su padre (al que yo ya había localizado porque llevábamos un rato en el parque), charlaba animadamente por su teléfono móvil, paseando de espaldas a la zona en la que estaban sus hijos y cuando se ha cansado, se ha sentado en un columpio y ha empezado a escribir y a mandar mensajes, mientras sonreía a su pantalla, pero sin mirar a sus hijos ni una sola vez.

Como podréis imaginar, yo no daba crédito a lo que veía y mira que veo cosas a diario... He llegado a cronometrar el tiempo que ha estado sentado sin mirar a sus hijos porque no me lo podía creer. El resultado: casi quince minutos sin levantar la vista de su teléfono...¡¡Increíble, pero cierto!!

En este tiempo, a sus hijos les podía haber pasado de todo, los podían haber raptado o se podían haber abierto la cabeza y él sin inmutarse.

Cuando se ha cansado de hablar y mandar mensajes, ha mirado el reloj, se ha levantado tranquilamente, se ha acercado a los niños, ha llamado al mayor con una voz, ha cogido a la niña pequeña a hombros y diciendo: "venga gordita, vámonos que hay que bañarse y si llegamos tarde tu madre me mata...", se han marchado todos tan contentos. 

Desde luego, éste es un caso extremo y gracias a Dios a estos niños no les ha pasado nada, ni un rasguño, pero les podía haber pasado de todo. Podían haber desaparecido del parque...

Por desgracia, escenas similares a ésta (en las que los padres pasan de sus hijos) suceden a diario en muchos lugares y no sólo en los parques.

Seamos conscientes de lo que implica tener hijos y de que debemos velar por su seguridad en todo momento, tanto dentro como fuera de casa.  Y por supuesto, hagamos un uso responsable de nuestros dispositivos electrónicos, en particular de nuestros teléfonos móviles siempre y de manera especial, cuando estemos en lugares públicos con nuestros hijos porque niños, parques y padres "enganchados" al móvil puede resultar una combinación muy peligrosa.

¿Te ha pasado alguna vez algo similar?


Si te ha gustado esta información, puedes compartirla pinchando en los botones que tienes más abajo.

10 comentarios:

  1. Todas las madres sabemos que en un segundo de decuído puede pasar cualquier cosa... Y un descuído es algo involuntario, pero lo que tú nos cuentas ese dejadez total.
    Por desgracia pasa mucho. Y a veces cosas increíbles: una mamá bloggera contaba una vez que su marido estaba en el parque con los niños, se hacía tarde y las familias se iban marchando hasta que sólo quedó una niña ¡sola! Se acercó a hablar con él y le explicó que su padre la había dicho que cuando los niños se fuesen a su casa ella tenía que volver también ¡sola! Este hombre no quiso dejar a la niña tan tarde por la calle y la acompañó al portal... pero imagínate ¿y si es alguien que se la lleva?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo Maribel, a mi tambien me parece dejadez absoluta. Pero lo cierto es que cada vez veo mas padres que pasan de sus hijos en los parques. Yo creo que es un reflejo de sus vidas...
      Ademas, no entiendo que si la mayoria de ellos pasan tan poco tiempo con sus hijos al dia, ¿no deberian aprovechar las pocas horas que estan con ellos?
      El caso que cuentas me parece increible, el colmo del abandono...
      Hace años era lo normal, pero ahora la seguridad es una ficción.
      Gracias por comentar siempre!

      Eliminar
  2. Es increible pero cierto, hay padres que tienen adicción al móvil . A mi me da pánico que se me desperdiguen cuando voy sola al parque por eso vamos como un equipo a todos sitios. Y por turnos eligen donde jugar, pero eso si , siempre juntos. A lo mejor yo doy un poco exajerada. Pero seguir a tres enanos cada uno por un lado, creo que me volvería loca. Estaría tan nerviosa que no creo que disfrutásemos de jugar. A mi me encanta los parques con arena, me da más juego aunque es más gorrino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente. Yo no voy nunca sola al parque con las dos. La mayor no para de correr y necesita una persona detras de ella todo el tiempo y no puedo dejar a la pequeña en su silla. Y si la llevo en fular no puedo coger a la mayor si se cae. Asi que siemprw vamos acompañadas al parque o se la llevan los abuelos o su padre. Asi que imagino lo que debe ser ir con tres niños...eres una valiente!!

      Eliminar
  3. Da mucha pena ver cómo hay tantos padres adictos al móvil que ni siquiera son capaces de ver cómo disfrutan sus hijos en el parque, cuando son momentos que no volverán... además de ser también un riesgo. Quizás por eso me niego a tener WhatsApp! ;)
    En serio, hay padres que se dedican a acompañar a sus hijos al parque y soltarlos por allí recogiéndolos al final, con todo lo que ello conlleva y que muy bien has explicado en el post.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, como dices es una pena que muchos padres no aprovechen el poco tiempo que pasan con sus hijos al dia. Quizás algún echen la vista atras y se lamenten.
      Un abrazo y gracias por comentar!!

      Eliminar
  4. Buenas, decirte que he hablado de esta entrada en el repaso semanal de blogs de Bebés y más.

    Un saludo!

    http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-cxci

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Armando!! Esto un honor que nos menciones. Un saludo

      Eliminar
  5. Entiendo que mientras tu controlas a los hijos y padres de los demás, el tiempo que están sin mirarlos, si se suben , si se caen, y qué padre es de qué niño,,, quién mira a tu hija?, aunque vaya en el carrito, igualmente le puedes hacer caso y mirarla a ella , en vez de mirar a los demás. no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por tu comentario creo que no me he explicado bien, no he descrito bien la escena. Yo estaba paseando con mi hija que es un bebé de pocos meses y estaba placidamente dormida en su cuco mirando hacia mi y en la misma direccion pero más alejado tenia al papá de estos niños. Por lo que era muy facil hacer las dos cosas a la vez porque estaban en el mismo campo visual. Mientras que para ese papá no lo era tanto porque el parque es muy grande y habia muchos momentos que aunque hubiera querido no habria podido porque no tenia a sus hijos en su campo de visión. Y por ultimo, puedo decirte que gracias a que suelo observar que no controlar, como tu dices, a otros niños y sus papás en el parque, mas de un niño no se ha roto la cabeza o le he ayudado a levantarse del suelo si se ha caido o incluso he jugado con ellos y les he cogido al bajar del tobogán, cosa que sus padres no hacen la mayoria de las veces porque están muy ocupados con sus móviles o sus conversaciones.

      Eliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...