viernes, 26 de abril de 2013

Mamá: ¡Ese niño me ha quitado mi juguete!

Cuando tu hija/o te dice que otro niño le acaba de quitar alguno de sus juguetes, no siempre es fácil dar una respuesta.

Con frecuencia, esta situación se da en lugares públicos, delante de otros niños, delante de sus papás, en casas de amigos o familiares...y no sabemos cómo reaccionar.

Es una situación un incómoda para los adultos y un drama para los niños y suele terminar en llanto...

 Hace unos días, me tocó vivir una situación así.

Estábamos en una reunión de padres sobre lactancia y mi hija estaba sentada, a mis pies, abriendo su mochila de los juguetes para empezar a jugar.

En ese momento, se le acercó una niña de unos meses menos que ella que, sin pensárselo dos veces, le arrebató de las manos la muñeca que ella tenía con cierta agresividad (esa muñeca sin la que no quería salir de casa ese día...).

Mi hija se dio la vuelta y me miró con ojos de estar pensando: ¡Mamá, haz algo!¡Mira lo que está pasando, me acaban de quitar mi muñeca! No llegó a llorar, pero por su gesto no le faltaban ganas...Estaba paralizada.

A todo esto, el papá de la niña sonría y le decía a su hija que se la devolviera, pero sin mucha insistencia.

Al principio, no le quise dar mucha importancia porque la otra niña era muy pequeñita, no podíamos hablar muy alto porque estábamos en una reunión y mi hija tenía más juguetes con los que jugar. Y, además, esta niña no había llevado juguetes.

Sin embargo, al cabo de unos minutos, cuando mi hija sacó otro juguete de su mochila, la niña en cuestión se le volvió a acercar y también se lo quitó. Esto pasaba con cada uno de los juguetes que mi hija sacaba de su mochila...

El papá a todo esto, sonreía e intentaba sin mucha firmeza y sin mucho interés, quitarle los juguetes a su hija para se los devolviera a la mía. Lo cual me estaba empezando a molestar un poco, la verdad...

La niña no tenía la culpa, pero el papá podía mediar de otra forma y no con esa pasividad. Si mi hija quitara los juguetes a otros niños (cosa que no hace, al revés, suele ser generosa y los comparte), le haría ver que no puede apropiarse de aquello que no es suyo.



Lo de los demás es mío y no lo comparto

Lo curioso fue que cuando algún otro niño se le acercaba a "la amiga de lo ajeno" con sus mismas intenciones , es decir, para quitarle lo que tuviera en la mano (los juguetes de mi hija básicamente). Entonces, ella lo defendía como si fuera suyo y no dudaba en dar un empujón a quien se le acercara.

Todo lo contrario que mi hija, que ante estas situaciones, no llora, ni pega, ni empuja. Se queda parada, sin entender lo que pasa y me mira pidiéndome auxilio con la mirada.

Y aquí es cuando viene mi pregunta ¿Qué hacer en esos momentos?

Al principio, pensé que lo mejor era no hacer nada, dejarlo pasar y distraer a mi hija con otra cosa.

Pero según avanzaba la tarde y viendo que el papá no hacía mucho por insistir a su hija para que le devolviera los juguetes a la mía, pensé que quizás yo no estaba haciendo lo correcto. Me estaba empezando a sentir mal por no defender a mi hija y sus juguetes y hacer ver a ese papá y a su hija que no se puede ir avasallando por ahí...

Por eso, cuando la mayoría de los juguetes de mi hija estaban en manos de esta otra niña y ella apenas tenía con qué jugar, la niña se le volvió a acercar para quitarle lo poco que le quedaba...

En ese momento fue cuando le dije con una sonrisa y con espíritu conciliador más dirigido al padre que a la niña:

 Bonita, éste déjaselo a ella porque tú ya tienes todos los demás. Éste lo tiene ella, es suyo y ahora no te la deja.

Lo verdaderamente importante: mi hija

En ese momento me di cuenta de que lo más importante era mi hija y sus sentimientos. 

Como madre tenía que ayudarla, ella e sentía indefensa e intimidada y yo no estaba haciendo nada al respecto.

Y lo que es peor, sin darme cuenta, con mi ejemplo le estaba enseñando a callar, a dejarse pisar y a no defenderse por el miedo al que dirán, por no quedar mal...

No se trata de defenderse atacando o con violencia, ni mucho menos, sino con educación y con buenas maneras, pero defenderse.

 Ese día decidí que de ahora en adelante, ella será lo primero en este tipo de situaciones. Y el qué dirán los demás, lo de quedar bien, lo de no parecer egoísta y lo de demostrar a los demás que sabemos enseñar a nuestros hijos a compartir, va a pasar a un segundo plano.

De hecho, ¿A qué adulto le gustaría que llegara un desconocido y le quitara su bolso, su coche o su móvil sin mediar palabra?

Después de esta experiencia, puedo decir que me importa más lo que mi hija piense de su madre, que lo que piensen los demás...

¿Y vosotros?¿Cómo lo véis? ¿Os habéis encontrado alguna vez en una situación como ésta?


Si te ha gustado esta información, puedes compartirla pinchando en los botones que tienes más abajo.

12 comentarios:

  1. La verdad es que son situaciones un poco complicadas, pero yo lo tengo claro, mis hijos no les quitan los juguetes a nadie, nunca lo han hecho y cuando es al revés, doy un margen de actuación a los padres, si no ya actúo yo e intento educar al hijo de otro, cosa que aunque no es mi labor, como bien decís el niño niña no tiene la culpa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito por ello, tanto por defender las cosas de tus hijos como por hacerselo ver a otro niños. Por desgracia, algunos padres no lo hacen y tenemos que hacerlo los demás aunque no sean nuestros hijos.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola Raquel, ¿cómo estás?
    Pues a mí me pasa con María que no tiene tendencia a quitar nada a los otros niños. Cuando quiere algo de otro niño le decimos que es de otro y se olvida. Cuando le pides que le deje algo a alguien lo deja sin mayor problema. Lo que no sé es si esto cambiará cuando sea algo mayor... Y me viene a la mente una reflexión con la que no sé si coincidirán otras personas: ¿Puede ser que niños que han pasado sus primeros años en guarderías piensen que todo es de todos (ya que en la guarde todos los juguetes han de compartirse) y que cuando cogen algo deban defenderlo con uñas y dientes para que otro no se lo quite?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tu reflexion Carmen, me parece muy acertada. Os felicito por vuestra forma de educarla. Maria esta hecha un bombom.
      Un abrazo
      Raquel

      Eliminar
  3. Nosotros vivimos una vez una situación parecida, con el agravante de que era un familiar cercano y parece que encima tienes que cuidar más el quedar bien ante los otros padres.
    Llegó un momento en que la situación era de abuso real y creo que es importante fomentar una buena autoestima desde que son pequeños/as, que sepan que no tienen que dejarse avasallar y que la cordialidad es compatible con la defensa de uno/a mismo/a.
    Mi opción fue que mi hijo eligiese un sólo juguete, el resto se los dejamos generosamente a la otra niña, pero no permitir que ese juguete le fuese arrebatado, aunque para eso él y yo tuvimos que irnos a jugar solos a un rincón del salón.
    Y creo que mi postura no fue muy bien comprendida por los otros adultos, pero como dices, en esas situaciones los sentimientos de nuestros hijos deben ser lo primero.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, son situaciones nada fáciles, en las que hagas lo que hagas, uno no queda tranquilo. Pero creo que actuaste bien al defender a tu hija, que es lo que ella espera de ti. Es el otro padre el que no actuó bien, aunque su hija sea pequeña ha de cuidar su comportamiento, no puede ir apoderándose de las pertenencias de los demás. Coincido con el comentario de Carmen Alonso sobre las guarderías, muchas veces, aunque no siempre, es la raíz de muchos comportamientos inadecuados en niños de corta edad.
    Los padres somos siempre responsables de los hijos, yo habría hecho lo mismo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria, como dices no es facil este tipo de situaciones.
      Gracias por tu aportacion.
      Un beso

      Eliminar
  5. La verdad es que al parque de mi casa los juguetes se comparten mucho, un niño lleva un juguete y no tardara en jugar con otro, y otro niño con el suyo, a la hora de irse recoge el que le pertenece y nada mas. No hemos tenido esos problemas porque los niños están acostumbrados a esa técnica. Y en otros parques también se hace lo mismo, sobre todo los mas pequeños suele compartir entre ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que en los parques de tu ciudad no tengais problemas de este tipo. Y que los niños lo pasen bien que es lo importante. Un abrazo

      Eliminar
  6. No puedo estar más de acuerdo contigo. Nuestros hijos esperan protección por nuestra parte, y no dársela es cruel. Entiendo lo difícil que es mediar en estas situaciones, yo creo que lo pasare fatal porque me cuesta mucho "discutir" con desconocidos (a los conocidos les pongo firmes rápido). Pero creo que hiciste lo correcto, y ya estoy recitando la parrafada para cuando me toque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Estrella. Yo creo que aunque no sea facil, cuando llegue el momento haras lo correcto, que es lo qur te pida el corazon.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Hola a todos , mi niño le cuesta compartir pero se lo explicas y casi siempre cede, el problema es que nuestros esfuerzos a veces se ven recompensados con el "no" de los demás niños q no quieren compartir . Y mi pregunta es¿como se lo explico a mi hijo.yo me la pasó diciendo , q compartir es genial q todos lo pasamos mejor q bien cuando compartes y tal y luego como le explico q no le quieran prestar a él .no sé cómo explicárselo


    ResponderEliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...