lunes, 11 de marzo de 2013

Bebés prematuros (Parte I): Algunas recomendaciones generales

Un bebé prematuro es el que nace antes de las 37 semanas de gestación como consecuencia de un parto prematuro. Esto se suele producir entre un 8% y un 12% de todos los nacimientos.

Cada vez son más los hospitales que mejoran su protocolos, en cuanto a la atención de estos bebés, con el fin de humanizar sus cuidados y facilitar el contacto con sus padres.

El Ministerio de Sanidad y Política Social de España publicó en el año 2010 un documento muy interesante elaborado por varios profesionales especializados en neonatología que tiene por título : Cuidados desde el nacimiento. Recomendaciones basadas en pruebas y buenas prácticas. 

En este documento podemos encontrar información rigurosa sobre el cuidado del niño desde el nacimiento hasta la primera semana de vida, incluida la forma de actuar en la Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales. Y también información sobre vacunas, colecho, primera consulta con el pediatra, etc.

Durante el embarazo, si se elige dar a luz en un hospital, es importante informarse bien sobre su protocolo de actuación en estos casos.

Mucha veces no pensamos que nuestro hijo pueda nacer antes de tiempo, o al menos, que pueda hacerlo con varias semanas de antelación, pero podría suceder y, en ese caso, habría que estar preparados.

Recomendaciones para los primeros cuidados de bebés prematuros

El Ministerio de Sanidad y Política Social establece algunas recomendaciones básicas para los primeros cuidados de bebés prematuros por parte de los Servicios de Neonatología de los Hospitales.

Según este documento, se debe favorecer el contacto físico y la interacción de los recién nacidos con sus padres y madres ya que se han demostrado beneficios para ambos, adultos y niños/as. 

Las recomendaciones son las siguientes:

• Si la madre/padre lo desea podrá permanecer con el niño enfermo las 24 horas del día. 

• El personal de la unidad neonatal debería atender tanto al recién nacido como a los padres. 

• Salvo que esté médicamente indicado, los recién nacidos enfermos no deberían recibir más que leche materna. 

• El niño debería estar en contacto piel con piel con sus padres el máximo tiempo posible. 

• Se debería permitir las visitas al niño y a los padres de otros miembros de la familia, como hermanos y abuelos. 

Para facilitar el contacto piel con piel con sus padres y siguiendo las indicaciones del Ministerio de Sanidad, cada vez son más los hospitales que aplican, entre otras técnicas, el Método de Cuidado Madre Canguro, tanto con la madre como con el padre.

Si estás embarazada, te recomendamos la lectura de este dossier para que estés preparada en caso de que tu hijo decida conoceros antes de tiempo y, también, para que te informes sobre el cuidado del bebé durante los primeros días de vida, aunque no haya sido prematuro.


Enlace de interés: 


Si tu hijo fue prematuro, ¿Qué otras recomendaciones prácticas darías a aquellos que estén en la misma situación?


Si te ha gustado esta información, puedes compartirla pinchando en los botones que tienes más abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...