viernes, 1 de febrero de 2013

La voz de la maternidad


Hace unos días, tuve la suerte de asistir a una sesión de canto prenatal dentro de las clases de educación maternal (más conocidas como clases de preparación al parto) en las que participo desde hace poco.

¿Qué es la voz de la maternidad?

La matrona que las organiza nos presentó a Esther, psicóloga especializada en musicoterapia que se dedica al acompañamiento de familias en su proceso de gestación, parto/nacimiento y crianza, trabajando principalmente a través de la música y de su voz.

Esther tiene un proyecto muy interesante que se llama La Voz de la Maternidad con el que ayuda a muchas familias, principalmente a las mamás, a encontrar en su propia voz el instrumento que les permita acompañar, mimar, expresarse, parir, acunar, sentir y comunicarse con ellas mismas y sus hijos/bebés desde el amor y el profundo respeto.

¿En qué consistió la sesión? 

La sesión consistió en dos partes.
  •  Una de relajación-meditación para ir preparando nuestro cuerpo, con algún ejercicio suave de manos, pies, cuello.
  •  Y otra en la que empezábamos a cantar, entonar sonidos muy suaves y rítmicos que acompañaban nuestros movimientos y que nos ayudaban a conectar con nuestro bebé. 

Yo tuve la suerte de quedarme a las dos sesiones que impartió esa tarde y que iban dirigidas a públicos diferentes. 

- La primera a mamás (y papás, aunque sólo había dos) que acababan de dar a luz hacía poquito.
- Y la segunda a mamás y papás que estaban esperando la llegada de su bebé.

Beneficios del uso de esta técnica

Usar tu propia voz y la del papá del bebé te ayuda durante el embarazo, durante el parto y también en el puerperio, a relajarte, a conectar con tu interior y con tu bebé.

Dice Esther, que trabaja a diario con este tema, que hay muchas mujeres que viven un parto más relajado y feliz, ejercitando la voz, cuidando su mandíbula y relajando los huesos de su cara y de su cuerpo. Sobre todo, los de la mandíbula y los de la boca que están muy conectados con la vagina, en el caso de la mujer.

Sí, sí, como lo lees. La mandíbula de la mujer está muy relacionada con su zona pélvica y con el pubis. Por eso, si aprendemos a relajar nuestra boca y los huesos de la mandíbula, relajaremos también toda la zona por la que tendrá que salir nuestro bebé y en el caso del parto, nos facilitará el trabajo e incluso, nos ayudará a sentir menos dolor.

Esther nos contó que conoce casos de bebés que estaban "muy arriba" (como se suele decir) en el momento del parto y que gracias a la voz de sus mamás y a la preparación que habían hecho durante el embarazo (al aprender recursos para comunicarse con el bebé por nacer)., evitaron una cesárea o un parto intervenido porque bajaron muy rápido. ¿A qué parece increíble?

Para mí, asistir a esta sesión de canto prenatal fue una experiencia muy interesante, llena de paz y de tranquilidad que, realmente, me ayudó a desconectar de las cosas mundanas y a centrarme en el bebé que llevo dentro. 

Por eso, hoy quería compartir con vosotros este "descubrimiento" por si a alguna mamá le pueda interesar y os invito a visitar su blog. Si queréis más información, podéis pinchar aquí.

¿Qué te ha parecido esta técnica?¿La conocías?


Si te ha gustado esta información, puedes compartirla pinchando los botones que tienes más abajo.

7 comentarios:

  1. Había oído de la importancia de relajar los músculos de la mandíbula pero desconocía esta técnica en relación a la maternidad y al cuerpo de la mujer,os doy las gracias por haberla compartido, me ha parecido muy interesante.
    Lástima que proliferen en las distintas ciudades para que más madres o mujeres pudieran beneficiarse.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí María, es una pena que haya más iniciativas como ésta en otras ciudades. Seguro que muchas mujeres se beneficiaban de ella. El tiempo dirá.

      Un beso y gracias por comentar siempre.

      Raquel

      Eliminar
    2. Es una pena que NO haya más iniciativas como ésta...quería decir.

      Eliminar
    3. Hemos cometido el mismo error... quería decir, que NO proliferen! :D

      Eliminar
  2. Sí, me he dado cuenta luego...je, je...

    ResponderEliminar
  3. Que interesante lo que nos cuentas en esta ocasión.
    Yo no asistí a clases de preparación al parto porque entonces vivía en un pueblo y me pillaba muy lejos de casa. Aunque creo que no hubiera tenido sesiones de este tipo. De hecho es la primera vez que oigo hablar de iniciativas de este tipo dentro de estas clases.
    Sin duda es un privilegio haber asistido y seguro que te será de ayuda.
    Voy a visitar su blog.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Maribel, es un privilegio. La matrona que tengo en este embarazo es muy buena y se prepara mucho las sesiones. Es muy entregada a su trabajo y da gusto. Si además te digo que es en un centro de salud publico, seguro que sorprende más todavia. Es una suerte tener profesionales asi en la sanidad de nuestro país que ofrezcan este tipo de actividades.
      Un abrazo.

      Eliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...