viernes, 15 de febrero de 2013

Dejad que los niños se acerquen a los charcos

Hace unos días me llegó un vídeo muy bueno que podríamos titular "dejad que los niños se acerquen a los charcos".

Es muy simple, pero muy gráfico y en mi opinión nos invita a una reflexión como padres (al menos, a mí me ha hecho reflexionar). Te invito a que lo veas pinchando en la imagen.



¿Qué podemos ver en el vídeo?

- En apenas un minuto de duración y con música de fondo, vemos la imagen de un niño paseando un perro (hasta aquí nada fuera de lo normal). 

- En un momento del camino, el niño se detiene, suelta al perro y empieza a jugar con un charco que se encuentra a su paso. Salta de un lado a otro, lo pisa, se aleja, se acerca y así varias veces. Todo ello sin decir nada, sólo juega.

Podríamos seguir diciendo, que hasta aquí todo sigue siendo normal. 

- Pero lo mejor es cuando el perro, al soltar el niño su correa, no sale corriendo, sino que espera con calma, con paciencia y con cariño (diría yo) a que el niño termine de jugar con el charco y reanuda la marcha, sólo cuando el niño lo hace de nuevo.

Me parece una imagen muy tierna, muy bonita y que, al mismo tiempo, me ha hecho reflexionar sobre dos cosas:
  1. ¿Cuantos padres estarían dispuestos a esperar a que su hijo termine de jugar con el charco con la misma paciencia que lo hace el perro? Y sin decirle: "Vengaaaaa, date prisaaaa, que no llegaaaamos....", "vaaaaamoossss, que no podemos estar aquí todo el día", " que te vas a mojaaaar", etc...Yo he visto esta escena muchas veces y supongo que vosotros también.
  2. Hay que dejar que los niños sean niños, que jueguen y disfruten de los pequeños placeres de la vida. Así aprenderán a hacerlo también de mayores. Además, por mucha prisa que tengamos, si les dejamos que jueguen y sean ellos mismos, terminarán antes de lo que imaginamos. Todos nos iremos más contentos a casa y nos evitaremos llantos innecesarios. 

Moraleja

Hubo una campaña hace tiempo para evitar el abandono de perros en las carreteras con motivo de las vacaciones y del verano que decía: "Él NO lo haría", refiriéndose al perro (lo aclaro para aquellos que nos seguís desde fuera de España y no lo pudisteis ver).

Pues a mí se me ocurre como moraleja de este video: "Él SÍ lo haría, él sería capaz de esperar con paciencia a que el niño terminara de jugar por simple o absurdo que le pareciera el juego". Si un perro lo hace ¿por qué no lo hacemos nosotros también?

¿Cuál es la moraleja de este video para tí? 


Si te ha gustado esta información, puedes compartirla pinchando en los botones que tienes más abajo.

6 comentarios:

  1. Felicidades por haber sabido ver en esta corta escena lo que mucha gente seguramente no habría visto.
    Lo que yo entiendo es que los adultos perdemos a veces la capacidad de disfrutar de las cosas sencillas. En este caso el animal y el niño están más conectados que muchos padres e hijos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maribel. Es cierto, los adultos perdemos muchas veces la capacidad de disfrutar de las pequeñas cosas y es una pena porque es lo que le da sentido a la vida.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me ha encantado el video. Primero me he reido un montón y luego reflexionando si tienes razón que los padres en ocasiones no dejemos que nuestros pequeños hagan cosas que tienen que hacer, tienen que jugar, tienen que descubrir un mundo nuevo, experimentar, dejarles hacer, y no pensando, ay si se mancha, ay si...buena lección para que tengamos paciencia porque es verdad que el perro es como si comprendiese lo que el niño tiene que hacer, que pareja más simpática, me ha encantado, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado el video. Sin duda, dice más de lo que parece a simple vista.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Sin lugar a dudas chapotear en los charcos es uno de los grandes placeres cuando se es niño. Las botas de agua nunca han faltado para mi hija desde que aprendió a caminar, son un juguete excelente!
    El vídeo es simpático aunque me parece que no es natural del todo, es una impresión...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en lo de las botas. Mi hija aun no las tiene porque todavia no es muy amiga de los charcos y del agua en general. Vamos por fases, pero intuyo que le queda poco para meterse en ellos.
      En cuanto al video, despues de leer tu comentario y volviendo a verlo creo que puedes estar en lo cierto. Yo me quedé con la escena, pero si que puede no ser muy natural...
      Gracias por tu aportación.
      Un beso

      Eliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...