viernes, 11 de enero de 2013

La Re-evolución maternal

Hace poco leía en la web de Pilar Martínez, Maternidad Continuum, un artículo muy interesante sobre un nuevo concepto que está circulando por la blogosfera maternal y por las redes sociales relacionadas con la maternidad:
Re-evolución.

Este término ha sido creado por Ramón Soler de la Revista Mente Libre, y se refiere a un cambio que se está produciendo de forma lenta, pero imparable.


Se trata de una revolución silenciosa que está teniendo lugar en muchos hogares del mundo, en muchas familias y cuyas impulsoras son, principalmente, las madres. Pero es cierto, que sin el apoyo de los padres, que comparten y participan en la crianza, en muchos casos sería muy difícil llevarlo a cabo.

Dice Ramón en su artículo La Nueva Revolución, el cambio pacíficoLa nueva Revolución no tendrá lugar en las plazas ni en las calles, aunque su efecto se sentirá en todo el planeta, y no se hará con armas, sino con caricias y leche materna. La nueva Re-evolución está basada en el apego, la empatía y la oxitocina, no en la jerarquía, el patrimonio y el antagonismo.
Ha llegado el turno de la Revolución pacífica, la de la crianza vinculada, la del Amor. Ya está teniendo lugar y su energía surge desde la intimidad del hogar, desde el dormitorio, acompañando a los niños en sus procesos madurativos con Amor y Respeto.

¿Qué significa realmente esta re-evolución?

- Cada vez somos más los padres que creemos que la crianza con amor, con apego, respeto y empatía hacia nuestros hijos, no sólo les hará felices y personas seguras el día de mañana, sino que además, puede ser una forma de cambiar el mundo.

- Cada vez somos más los padres que creemos que no es mejor crear más guarderías públicas o que las empresas nos den cheques o ayudas para centros donde llevar a nuestros hijos desde las 16 semanas de vida, sino que pensamos que lo mejor es que se aumenten los permisos de maternidad/paternidad y se modifiquen las jornadas laborales para que los niños puedan pasar más tiempo con sus padres, en familia y no con extraños. Sin que ello suponga un menoscabo en nuestras carreras profesionales.

- Cada vez somos más los padres que creemos que los valores de la sociedad se cambian desde la familia, desde el hogar, desde lo pequeño y no desde los parlamentos, las instituciones o los medios de comunicación.

- Cada vez somos más los padres que creemos que los niños que son criados con amor y respeto, serán adultos seguros, confiados, equilibrados, generosos, solidarios y buenas personas que contribuirán a mejorar  el mundo en el que vivimos y a lograr una sociedad mejor.

- Cada vez somos más los padres que creemos que nuestras leyes no permiten una conciliación real y verdadera entre nuestra vida profesional y familiar. Y por ello, muchas veces, nos vemos abocados a elegir entre hijos o trabajo fuera de casa, no siendo fácil la decisión porque sin trabajo (sin ingresos)  no hay forma de mantener a unos hijos, a una familia...

¿Cómo puedo poner yo mi granito de arena?

Cada familia, cada madre y cada padre sabrá como organizar su vida y encontrar la mejor forma para  conciliar crianza y trabajo. Pero lo cierto es que cada vez son más las familias que deciden re-organizarse o re-evolucionarse, internamente, para poder criar a sus hijos sin la intervención de terceros durante los primeros años de vida.

En la mayoría de los casos, los cambios más importantes los asume la madre, de manera libre y voluntaria. La crianza con respeto incluye la lactancia materna a demanda y esto (de momento...) no pueden hacerlo los padres. 

Pero está claro que el papel del padre para lograrlo es fundamental. Su apoyo, complicidad y co-responsabilidad en el proyecto en común es básico para que éste funcione.

Algunos ejemplos para llevarlo a cabo: 

- Cada vez hay más mamás que trabajan desde casa, que emprenden a través de internet o que crean sus propios negocios físicos o virtuales.

- Cada vez hay más mamás que deciden hacer una pausa en su carrera profesional (mediante excedencia o  renunciando a buscar trabajo durante un tiempo) para dedicarse a la crianza de los hijos.

- Cada vez hay más mamás que dan un giro completo a su vida porque un buen día, la maternidad las sorprendió y les rompió los esquemas.

Cada uno sabrá cómo hacerlo y nadie es quién para darle instrucciones y mucho menos juzgarlo.

En nuestro caso, decidimos que yo ( la mamá) pidiera excedencia en mi trabajo para dedicarme durante un tiempo a criar a mi hija y a la que viene en camino. 

Y lo que al principio, supuso un desconcierto para muchas personas de nuestro entorno por aquello de la crisis, principalmente para la Unidad de Recursos Humanos de donde trabajo, en la práctica ha supuesto que dos personas más (viendo que alguien lo hacía) también lo hayan solicitado y que haya otras tantas haciendo números y planteándoselo o, al menos, hablando del tema.. ¡Por algo se empieza!

No pretendemos que todas la madres de nuestro alrededor pidan excedencia en su trabajo, ni mucho menos, pero sí es cierto que nuestra maravillosa experiencia de crianza están llamando la atención de mucha gente, incluidas empresas, y les está haciendo plantearse cosas.¡Bienvenido sea!

Unamos nuestras fuerzas de manera silenciosa

Si todos los que pensamos de este modo, unimos nuestras fuerzas de manera silenciosa y cada vez somos más los que re-organizamos nuestras vidas, las re-evolucionamos y cambiamos nuestros esquemas para poder criar a nuestros hijos con apego, con amor, con respeto y con mucha dedicación, algo puede cambiar en nuestra sociedad.

Si no cambian nuestras leyes, nuestros representantes, nuestras instituciones y nuestras empresas en la forma de tratar a la familia y a la crianza, cambiemos nosotros.

Tu testimonio, tu ejemplo, tu vida, será suficiente para poner tu granito de arena. ¡Merece la pena intentarlo, merece la pena re-evolucionar maternalmente!


¿Te apuntas a la re-evolución?

Si te ha gustado esta información, puedes compartirla pinchando en los botones que tienes más abajo.

8 comentarios:

  1. Ojalá sea verdad y esto vaya cambiando poco a poco. Me gusta ese concepto re-evolución.

    Y me alegro de que hayáis encontrado la manera de estar con tu hija. Yo también quise estar a su lado en estos primeros años, soy una de esas mamás que ha creado su negocio desde casa y estoy muy contenta por ello.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol, te felicito por tu valentía a la hora de crear tu negocio desde casa y me alegro mucho de que estés contenta. Las mamás que emprendeís así sois un ejemplo para mí. Algún día me gustaría hacer lo mismo...
      Gracias por comentar y por visitarnos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Bravo Raquel,
    me ha encantado tu post y me encanta todavía más que te hayas unido a la re-evolución.
    Fíjate, tú has sido la primera y ahora hay más madres de tu entorno planteándose seguir tus pasos...Es importante lo que hacemos, no lo dudes!
    Un abrazo hermosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Pilar, muchas gracias por tus palabras, por tu comentario y por visitarnos.
      A nosotros también nos encanta habernos unido a la re-evolución.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola Raquel, me ha encantado tu artículo y estoy totalmente de acuerdo contigo. Si queremos cambiar las cosas tenemos que empezar por cambiar nosotras mismas, y es justo lo que estamos haciendo al devolver a la crianza el rol fundamental que el sistema le ha negado desde la revolución industrial. Es verdad que las cosas están cambiando, poco a poco vamos despertando y cada vez somos más. Gracias por compartir tu visión :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivian, me alegro de que te haya gustado el post y de que nos hayas visitado. Estoy de acuerdo contigo en que hay que devolver a la crianza el rol que se le ha negado desde hace décadas.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me ha encantado el articulo.Yo soy mamà de una niña de 5 meses y sì que es cierto q noto el cambio q comentas,ya q las q ahora son abuelas se sorprenden cuando les dices q todavia le das pecho a demanda y q no permites q tu niña llore y sienta q su mamà no està a su lado. Dentro de dos semanas me incorporo al trabajo,si bien no pude acogerme a la excedencia por diversos motivos,he optado por reducir la jornada a 5 horas para q mi niña este lo menos posible en la guarde. Esta revoluciòn la comemzamos nosotras con nuestros bebes a travès del apego,peto deberìamos luchar por conseguir en lugar de màs guarderìas,como bien decìas,bajas maternales en condiciones. Creo para terminar (vaya parrafada) q deberiamos semtirnos orgullosas por criar a nuestros hijos en el amor y no en lo material.

    ResponderEliminar
  5. Mucho ánimo con la vuelta al trabajo y felicidades por optar por la reducción de jornada. Seguro que la disfrutas mucho. Como bien dices, es un orgullo criar a nuestros hijos en el amor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...