lunes, 21 de enero de 2013

Excedencia por cuidado de hijos (Parte II): Nuestra experiencia

Como decíamos la semana pasada, la excedencia por cuidado de hijos es una alternativa, para muchas familias, ante la falta de medidas que permitan una conciliación real, en nuestro país, para criar a nuestros hijos, con la dedicación y el tiempo que se merecen.

¿Te has planteado solicitarla pero piensas que no te la puedes permitir económicamente y menos en tiempos de crisis?

Quizás te sorprenda saber que esta situación no es tan inalcanzable como uno piensa al principio. Todo depende de cómo te plantees la vida. Nosotros también pensábamos así hace tiempo y ya llevamos un año de excedencia.

Es posible y se necesita menos de lo que imaginas

Siempre pensé en pedir un tiempo de excedencia para cuidar de mis hijos el día que fuera madre, pero a medida que me iba haciendo mayor cada vez lo veía menos viable.

De hecho, antes era más frecuente ver familias en esta situación porque la realidad económica y social eran diferentes a las actuales. Era normal sacar adelante a una familia con un solo sueldo y hoy se necesitan dos (o al menos, eso creemos o nos hace creer la sociedad en la que vivimos).


Como dice el Dr. Carlos González: "nos hacen trabajar el doble. Mi padre trabajaba 48h por semana, y ganaba lo suficiente para mantener esposa y tres hijos y para enviarnos a la universidad. Eso sí, jamás tuvimos coche, y casi nunca íbamos de vacaciones. Ahora para mantener uno o dos hijos resulta que tienen que trabajar los dos, 80h de trabajo por semana. O bien nos están pagando menos o bien nos están creando una serie de necesidades artificiales que nos obligan a trabajar más y más para pagar coche, tele, vacaciones y ropa cara. Eso es lo que yo llamo una trampa. Por supuesto me parece magnífico que tanto la madre como el padre trabajen fuera de casa...pero entonces lo lógico es que trabajen cuatro horas cada uno y que tengan tiempo para atender a sus hijos. Y para vivir".


 Lo que me echaba para atrás antes de pedirla
  • La inestabilidad laboral.
  • Tener menos ingresos para afrontar los gastos fijos que uno asume desde que empieza a tener una economía propia (sobre todo, la hipoteca o el alquiler de la casa).
  • El miedo a no reincorporarme al mundo laboral.
  • El hecho de que había estudiado muchos años para "algo más" que para quedarme en casa cuidando niños (al menos, eso me vendía la sociedad competitiva y altamente profesionalizada en la que me había formado en los años de universidad).
  • La crisis económica.
  • ...
Aun así, creía que estar en casa con mi hija los primeros años de su vida, o al menos los primeros meses, era fundamental. Por eso, mi marido y yo hicimos cálculos y creímos que aunque durante un tiempo estuviéramos más justos económicamente, merecería la pena intentarlo. 

En ese momento, pensábamos que sólo nos lo podríamos permitir unos cinco o seis meses y que yo me tendría que reincorporar cuando la niña tuviera un año de vida.

Balance después de un año de excedencia

Sin embargo, una vez que la solicité, el tiempo fue pasando y nos fuimos dando cuenta de que para vivir necesitábamos menos de lo que creíamos.

De hecho, hace más de un año que estoy de excedencia y nos hemos dado cuenta de que podemos seguir en esta situación mucho más tiempo de lo que pensábamos al principio.

Además, como en unos meses aumentará la familia con el nacimiento de nuestra segunda hija, ahora no veo el momento de reincorporarme...

La realidad es, aunque ya lo éramos, ahora somos muuuucho más austeros que hace un año y sin embargo, no nos falta de nada. Al igual que los Estados o las Administraciones Públicas en los últimos tiempos, nosotros también hemos hecho recortes y hemos priorizado nuestros gastos. Podemos decir que hemos saneado nuestra economía con una gestión más eficiente.

Eso sí, ha habido que modificar algunas cosas:

  • Nuestro conceptos de ocio y vacaciones han cambiado.
  • No vestimos a la última.
  • Reciclamos y reutilizamos todo lo que podemos.
  • Hemos re-descubierto el concepto de lo gratuito, incluidas actividades para toda la familia.
  • Hemos eliminado los caprichos y lo supérfluo (que es más de lo que pensábamos). 
  • En definitiva, hemos renunciado a todo aquello que no es imprescindible para vivir y sacar una familia adelante.

10 motivos por los que volvería a solicitar una excedencia para cuidar de mis hijas


- Porque es lo mejor que he hecho en mi vida, después de casarme con mi marido.
- Porque me siento realizada verdaderamente como mujer y como madre.
- Porque criar a mi hija en casa hace que crezca feliz, segura y fuerte emocionalmente.
- Porque no tengo miedo a malcriarlaamar no es malcriar.Desde la historia de la creación los hijos han estado con su padres, la mayoría de la veces con sus madres, hasta que tenían seis o siete años y no los malcriaron.
- Porque es la mejor forma de mantener la lactancia a demanda todo el tiempo que el bebé y la mamá lo deseen.
Porque facilita mucho la introducción de la alimentación complementaria y permite saber lo que tu hijo come y lo que no.
- Porque me encanta estar con mi hija, jugar con ella, disfrutarla y no perderme nada de sus primeros años de vida que tan importantes son para ella y para su desarrollo.
- Porque me ha hecho crecer como persona, ser menos materialista y aprender a ser más feliz con menos.
- Porque he aprendido a disfrutar de la vida en mayúsculas, a pesar del cansancio, de la falta de sueño, de no tener el tiempo que me gustaría para mí y a ser menos egoísta.
- Porque ha aumentado mi confianza en que Dios siempre provee cuando es necesario y que otra forma de vida, menos material, es posible.



Modelo de solicitud descargable y gratuito


Si estás interesada/o en solicitar esta excedencia en tu trabajo, quizás te interese el modelo de solicitud que hemos preparado para tí de forma gratuita. Tienes más información en la pestaña de modelo descargable o pinchando aquí.




Conclusión

Conscientes de que no siempre es fácil plantearse una situación así, porque la realidad de cada familia es diferente, os invitamos a que (quien lo desee) lo experimente aunque sólo sea unos meses. Seguro que se sorprende.

Después de un año viviendo con un sólo sueldo (que no es para tirar cohetes os lo aseguro), podemos decir que para vivir se necesita mucho menos de lo que creemos y de lo que la sociedad nos hace creer.

Cuidar de nuestra hija en esta situación es maravilloso, es lo mejor que nos ha pasado en la vida  y nos hace crecer como personas y confiar en la Providencia cada día.

Somos mucho más felices porque necesitamos menos para serlo.

¿Y tú como lo ves?




Si te ha gustado esta información puedes compartirla pinchando en los botones que tienes más abajo.

7 comentarios:

  1. Hola Rodrigo y Raquel, acabo de conocer su blog!!! me en can ta! felicidades , los sigo. un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mamá ecológica. Bienvenida, esperamos seguir recibiendo tus visitas.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Perdonad que no comente tanto como antes, se me hace bastante difícil, pero os sigo como siempre.
    qué puedo decir de esta entrada? Bravo! por haber sido valientes y elegir esa opción maravillosa que os hace crecer como familia y que sin duda es lo mejor para vuestras hijas.
    Es cierto que no todo el mundo puede plantearse algo así, pero sí que lo podría hacer mucha más gente. Se puede vivir con menos y esos años de crianza no vuelven nunca más...
    Elegir la excedencia es apostar por un auténtico I+D en el seno de la familia!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No te preocupes María, es normal, ya tendrás más tiempo más adelante. Gracias por seguirnos de todas formas.
    Es cierto que se puede vivir con menos y como tú dices, los años de crianza no vuelven...Así que hay que aprovechar.
    Me ha encantado lo del I+D en el seno de la fammilia, me lo apunto!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Dentro d unos meses m tengo q incorporar al trabajo y me gustaria saber si la escedencia por maternidad se pueden coger tres meses solamente o tiene q ser minimo un ano
    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te sugeriria que mirarad lo que dice el convenio colectivo de tu empresa o del sector en que trabajes. Puede mejorar o aclarar lo que dice la ley que en este caso no dice nada.
      Por lo general, no existe un tiempo mínimo para pedir este tipo de excedencia por cuidado de hijos sino un máximo. Por lo que podrias solicitar sólo tres meses o incluso menos tiempo, pero nunca más de tres años.
      Espero haberte aclarado tu duda.
      Si quieres consultarnos alguna otra cuestión, puedes hacerlo a traves del formulario de contacto que tienes en la barra de navegación y te contestamos a tu correo electronico.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Genial este post! Acabo de tener un bebé y quiero pedir excedencía con todo el "miedo" que conlleva!
    Mi duda es la misma de otra persona y como no encontré la respuesta copio su pregunta! :)

    En el caso de que la empresa adujera la inexistencia de vacante en mi grupo profesional y negara mi reingreso, ¿se consideraría de inmediato un despido?¿sería procedente o improcedente?¿cuál sería la fórmula de indemnización?¿de qué manera tendría que maniobrar para la mejor defensa posible de mis derechos?

    Y viva la crianza con apego!

    ResponderEliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...