lunes, 19 de noviembre de 2012

Alimentación complementaria libre de papillas (Parte I): Recomendaciones generales

Una vez superada la prueba de la lactancia (ya sea materna o artificial) y adaptados al ritmo del bebé, alrededor de los seis meses empieza, para muchas familias, otra etapa no menos interesante y a veces, estresante como es la introducción de la alimentación complementaria.

En nuestro país, la mayoría opta por el mismo método para alimentar a sus hijos a partir de esta edad: los triturados. Sin embargo, ¿es posible alimentar a un niño sin triturados? ¿Sin purés, potitos o papillas? Sí, es posible. Nosotros lo hemos hecho.
La primera vez que leí las expresiones: alimentación autorregulada, método ACS y baby led weaning, me quedé sorprendida. No podía creer lo que estaba leyendo ¿cómo iba a comer marrones con tomate o carne guisada con patatas un niño de siete meses?

Poco a poco empecé a investigar sobre el tema, a leer mucho, a buscar en internet y cada vez me iba gustando más la idea. Se lo conté a mi marido y decidimos intentarlo con nuestra hija. Íbamos a alimentarla sin triturados.

Hoy os damos unas recomendaciones generales sobre alimentación libre de papillas, pero otro día os contaremos nuestra experiencia con más detalles.

Los comienzos no siempre son fáciles

La introducción de la alimentación complementaria, para nosotros, fue toda una aventura. Al principio lo vivimos con algo de miedo, pero con ilusión y al final, mereció la pena. Nuestra hija, con algo menos de un año, ya comía de todo y ella solita. Llama la atención allá donde va y todo el mundo dice: ¡¡qué bien come esta niña!!

Aunque al principio tengas miedo, es normal, pero confía en tu bebé y ya verás como todo sale bien. Él, mejor que nadie, sabe lo que necesita igual que lo sabía cuando sólo mamaba.

No te vamos a dar recetas mágicas porque cada familia es distinta y por tanto, cada bebé también, pero sí existen unas pautas generales que nosotros seguimos y nos funcionaron.

¿Cuándo?

Tanto la Academia Americana de Pediatría como la Asociación Española de Pediatría comparten que la introducción de nuevo alimentos se ha de llevar a cabo en función del grado de desarrollo del  bebé y no tanto de la edad. Hay niños que están preparados a los cinco meses y otros a los ocho o, incluso, más tarde.

Sabremos si el niño está preparado para tomar nuevos alimentos cuando se den los siguientes requisitos:
  • Es capaz de sentarse sin ayuda (sería muy difícil dar de comer a un niño que se cae para los lados).
  • Haya perdido el reflejo de extrusión (es lo que hace que los niños expulsen la cuchara o la comida con la lengua).
  • Muestra interés por la comida de los adultos (si se le pone a su alcance, incluso, intenta coger algún alimento).
  • Sabe mostrar hambre y saciedad con sus gestos. Por ejemplo, el  niño que tiene hambre, al ver acercarse la cuchara o algún alimento, abre la boca.
Hasta el año de edad, la leche - preferiblemente materna - sigue siendo el alimento fundamental y por tanto, se debe ofrecer antes que el resto de alimentos complementarios (que como su propio nombre indica, sólo complementan y no sustituyen a ésta).

¿Por qué alimentos empiezo?

Como dice el pediatra Carlos González en su libro Mi niño no me come ( para nosotros fue clave en la alimentación de nuestra hija) tanto las recomendaciones de la OMS, de la Academia Americana de Pediatría como de Unicef no son nada detalladas, en lo que a alimentación complementaria se refiere. Se limitan a dar unas pautas generales, pero sin horarios, medidas y ni orden preferente en la introducción de estos alimentos.

Por eso, no te vamos a dar una tabla con los alimentos que tiene que tomar cada día de la semana, hora ni los gramos de cada uno de ellos.

No es importante el orden en la introducción de alimentos. Sin embargo, como el único nutriente que les podría faltar a los niños a partir de los seis meses es el hierro - siempre que sigan alimentándose con lactancia materna a demanda - lo mejor sería empezar por alimentos ricos en hierro. Véase carne, pollo, guisantes, brócoli..., pero sin un orden establecido.

¿Cómo empezar?

Las primeras veces, incluso los primeros meses, hasta que el niño (y también los papás se vayan acostumbrado a la situación) lo mejor es seguir unas indicaciones:
  • Es mejor que el niño no tenga hambre y ni sueño: al ser un esfuerzo para él, se puede frustrar y el momento de la comida tiene que ser algo agradable, un juego. Si tiene sueño no lo será y si tiene hambre, todavía no asociará que estos alimentos calmarán su apetito y se pondrá nervioso.
  • Ponerle la comida a su alcance y no introducirle nada en la boca. Que sea él solito el que se lo lleve. Él cogerá trocitos que pueda gestionar. 
  • No hay que distraerle, déjale que se concentre: en momentos de distracción es cuando hay más riesgo de atragantamiento. 
  • Ponerle un babero o ropa adecuada para que pueda comer tranquilo y tú también lo estés:  se va a manchar mucho, más de lo que imaginas, pero es mejor que resistas la tentación y le limpies al final, cuando termine. De ese modo, permitirás que disfrute y que además, se concentre y no se atragante.
  • No le dejes NUNCA SOLO: si se produce algún accidente, es mejor estar lo más cerca posible para  solucionarlo. 
  • Poner en el suelo o debajo de la trona una sábana vieja o algo que te permita recoger los restos de comida que se caigan de una forma rápida: al principio manchan mucho, lo tiran todo, bien porque se les cae o porque forma parte del juego y hay que estar preparados para limpiar.
Conclusión

Cuando vamos a tomar una decisión importante en nuestra vida, como comprar una casa, un coche o hasta para cambiar de teléfono móvil, nos informamos y buscamos en internet referencias. En la alimentación de nuestros  hijos deberíamos hacerlo con más motivo y no deberíamos conformarnos con lo que nos diga el pediatra, la enfermera, la suegra o la vecina.

Por ello, lo mejor para la introducción de la alimentación complementaria libre de papillas es informarse bien, estar tranquilo y aplicar el sentido común.Y lo demás, ya se irá viendo con las circunstancias de cada niño y de cada familia. ¡¡Mucha suerte y ánimo!!¡¡Merece la pena!!


Si tú ya has pasado o estás pasado por esta situación, quizás nos puedas contar tu experiencia y cómo lo hiciste. Seguro que muchas familias te lo agradecerán.

7 comentarios:

  1. Muy buenos consejos! Yo con A sí usé al principio sólo triturados, con G fue un poco mezcla de ambos simplemente por "intuición". Cuando mis hijos nacieron yo no estaba por este mundo 2.0 y sinceramente jamás me hubiese planteado el que comiese todo sólido. Pero con cinco meses tenías que ver cómo roía y se zampaba las papas arrugadas. Con seis o siete meses lo senté a la mesa con arroz blanco y sin ningún problema se lo comía.. eso sí, no me atreví nunca con cosas más sólidas,básicamente por desconocimiento. Sin duda es beneficoso que se acostumbren a comer sólidos porque cuando están acostumbrados a triturados después cuesta bastante el ir cambiando. Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Zulema. Es cierto que muchos papás con el primer bebé siguen una alimentación más convencional y con el segundo, aunque sólo sea por comodidad o por darle lo mismo que al mayor, se arriesga más y se prueban otras cosas. Pero lo cierto es que con información, se puede hacer y tiene muchas ventajas para el niño y para los papás.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Bueno, cada padre hace lo que cree mejor para su hijo. Mi hijo mayor come también prácticamente de todo, le gusta probar todo, come solo y suele asombrar a todo el mundo en este aspecto y yo sí le dí triturados. A la segunda le estoy dando sólidos antes porque todo lo que ve que come su hermano lo quiere probar, pero de todos modos prefiero pasar primero por los triturados porque me asusto mucho cuando se atragantan, y porque no creo que interfieran a la hora de pasar a los sólidos.

    Un saludo y gracias por contarnos otra manera de vivirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Clo, estoy completamente de acuerdo contigo. Cada padre hace lo mejor para sus hijos y me alegro mucho de que tu niño coma de todo.
      Lo más importante es hacer lo que a tí te de tranquilidad. Es una clave para alimentar a nuestros hijos. Si tú estás nerviosa, se lo vas a transmitir a ellos.

      Por desgracia no todos los niños que toman triturados comen de todo cuando se van haciendo mayores y de hecho, todos conocemos casos de niños con tres o cuatro años que siguen tomando casi todo triturado. Pero me alegro mucho de que tu hijo coma tan bien.

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Hola, gracias por el post. Nosotros estamos intentando este método con nuestro bebé que ya tiene 7 meses. A los 6 empezamos dándole papillas y en un principio aceptaba la cuchara pero de a poco fue perdiendo el interés. Siempre lo dejábamos coger la comida y jugar con ella pero el problema es que la papilla no se la puede meter a la boca. Ahora le damos trozos grandes de alimentos que chupa y come de a poco, es increíble como solito sabe si ha mordido un trozo muy grande y lo bota, no se atora. Pero yo tengo un par de dudas a ver si me pueden ayudar: ¿puede comer lo mismo que nosotros, es decir cosas que están fritas o condimentadas? De no ser así ¿cómo le doy la carne, en un trozo grande que chupe o en pequeños trocitos para que no se atragante? Hasta ahora ha comido papa, camote, zanahoria, arroz, pan, galletas de agua y varias frutas, todo sin sal y hervido. Ojalá me orienten, gracias nuevamente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de nada, pedirte disculpas por la tardanza en la respuesta.
      Nosotros no somos expertos en nutrición, solo somos unos papas que se preocupan por este tema y les gusta informarse para comer de forma saludable.
      En mi opinión, el bebe deberia comer lo que coma el resto de la familia que deberia ser sana y sin abusar de los fritos. No deberian formar parte de la dieta habitual de la familia. Pero a los niños les gusta experimentar con los alimentos y sobre todo, probar lo que comen sus papás. Por un dia no pasa nada, pero no es bueno darselo con frecuencia. Es mejo alimentos al vapor, cocidos, guisos, al horno o a la plancha.
      A esta edad están exerimentando, jugando y su principal alimento debería seguir siendo la leche, preferiblemente materna
      R
      En cuanto a la carne a esta edad, lo mejor es un trozo grande que pueda agarrar con su mano y le salga por encima de los dedos porque lo que hará basicamente es chuparlo y sacar el jugo. Todavia no mastican, algun trocito se tragará pero si se lo damos muy pequeño no lo disdrutan igual y ademas hay mas riesgo de que se atraganten. Asi lo hicimos nosotros con nuestra hija.
      Espero haberte ayudado.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Hola me llamo Vanesa... soy nueva por aquí...

    Antes de nada daros las gracias por estar en el espacio internauta por existir.... gracias por terminar de saciar mis inquietudes y ayudarme a ir dando carpetazo a mis miedos, por colocar cada palabra y pensamiento en el camino que descubo deseo seguir...
    Tenemos una niña de 7 meses y medio, comenzamos con la alimentación complementaria, ofreciéndole gajos de naranja, que al principio tomaba con mucho interés o gusto, el resto de fruta no quiso probarla, estuvo pachucha unos diez días, y por lo tanto cesamos en ofrecerle alimentos, ya que no estaba muy por la labor de probar. Cuando se recuperó comenzamos a ofrecerle pan, le encanta... De pronto un día nos ve tomar puré y nos pide probar, le encantó... y a partir de aquí yo no se por qué, di por hecho que ya tomaba purés y le seguí ofreciendo purés, (al principio los tomaba con gusto pero luego ya no tanto) y continué sacándome leche para darle papilla, sin éxito, pues no quiere ni bibe ni papilla). Al mismo tiempo le fuimos dando alguna que otra cosa sólida, como un cacho de jamón serrano, duro... qué le encanta...Mientras tanto he ido leyendo sobre alimentación complementaria a Carlos González, información de internet... y en todo este camino he descubierto que he de pararme y seguir escuchando a nuestra pequeña, dar pasos atrás y caminar por este nuevo sendero, que creemos es el que mejor se adapta a nuestra hija.

    ResponderEliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...