lunes, 1 de octubre de 2012

Bebés que lloran y padres que dejan llorar


Todos hemos oído alguna vez frases como éstas: "llorar agranda los pulmones", "déjale que llore que es bueno", "eso, que llore, que llore que así sabe lo que es la vida"....

Pues bien, hace unos días sentí un verdadero escalofrío al oír llorar de manera desconsolada  a un bebé de apenas dos meses de vida (o quizás menos) en su sillita de paseo en plena calle.

Os describo la escena porque no tiene desperdicio...
Me encuentro en el paso de cebra esperando a que el semáforo se ponga en verde. A mi lado hay dos mujeres, una de ellas de mediana edad y otra de unos veintitantos. La más joven empuja un carrito con un bebé que no para de llorar desconsoladamente desde que los veo hasta que se van.

Durante el tiempo que tarda el semáforo en cambiar de color, puedo escuchar la conversación entre las dos mujeres y no salgo de mi asombro.

La joven (que parece ser la madre) intenta ponerle el chupete de mala gana diciéndole que ya está bien, que deje de llorar (como si le fuera a hacer caso...) y mientras, continúa hablando con su acompañante sobre un reality show de televisión de manera muy animada.

Como es lógico, el niño continúa llorando y la joven sin inmutarse. Tan sólo le molesta que el bebé le interrumpa y le escupa el chupete cada vez que se lo pone. El hecho de que llore y sufra por algo no parece preocuparle demasiado. Al contrario, mientras le pone el chupete dice que llorar es bueno y que lo único que el bebé quiere es que le cojan en brazos, que es la única forma de que se calle.

Y yo me pregunto, si sabe lo que le pasa ¿por qué no satisface su necesidad?¿Acaso tarda lo mismo para darle de comer cuando tiene hambre? Increíble. Esto por desgracia, es algo que muchos profesionales de la salud, en particular pediatras o enfermeras/os de pediatría enseñan a muchos padres.

Por si fuera poco, la joven añadió que ella no podía cogerlo, que pesaba demasiado, que el único que le podía coger era su padre. ( El pobrecito no debía pesar ni cuatro kilos, era muy pequeñito)

Si hacemos de abogado defensor, podemos pensar que la madre padece de espalda y no puede cargar peso, pero lo cierto es que esta mujer no hizo ni el más mínimo esfuerzo por sacarlo de la silla, ni siquiera por calmarlo aunque sólo fuera unos minutos, salvo ponerle el chupete con cierto desdén y sin dejar de hablar con su acompañante del programa de televisión, por supuesto.

Mientras tanto, mi hija desde su sillita no para de contemplar la escena ojiplática y con cara de pena al ver al bebé llorar, al igual que toda la gente que pasa por allí. A mí me dan ganas de sacarlo de la silla y calmarlo, pero no es plan...

El pobre bebé no deja de llorar, le falta el aire cuando lo hace porque nadie le atiende, lo único que quiere es que lo cojan y le den calor y cariño, pero su madre prefiere hablar de programas de televisión...Una pena!

Toda esta situación me hizo pensar. No todos vemos la crianza de la misma forma y los niños no tienen la culpa. A este bebé le toca llorar y que nadie lo consuele y hasta mi hija de trece meses parece sufrir por ello más que su propia madre.

En mi opinión, las consecuencias de criar con indiferencia hacia el llanto y en definitiva, criar con desapego, las pagaremos todos como sociedad. De hecho, creo que ya lo estamos pagando en cierta manera, porque esto demuestra la indiferencia que tenemos ante el dolor o sufrimiento ajeno.

Cuántas personas evitan que su amigos, familiares, conocidos les cuenten sus problemas porque bastante tienen ya con los suyos, cuántos cambian de canal de televisión cuando sale alguien sufriendo o cuántos dejan ancianos en residencias porque "no pueden hacerse cargo de ellos" y ni siquiera van a visitarlos y sí se van de viaje o al cine...y podríamos seguir citando ejemplos y no terminar nunca.

Si se deja llorar a un bebé, también se le dejará que lo haga cuando sea adulto. Si no se atienden sus necesidades ahora, tampoco se hará cuando crezca. Dejar llorar genera secuelas difíciles de borrar, dejar llorar es practicar la indiferencia con el sufrimiento ajeno. Y esto, por desgracia, cada vez es más frecuente en nuestra sociedad.

 A mí me gustaría saber si estos padres que dejan llorar a sus hijos, cuando lloren ellos por algún motivo (porque los adultos también lloramos) ¿preferirán que les dejen llorar o preferirán que los escuchen y consuelen?  Yo lo tengo claro, a mí me gusta que me consuelen y por eso, yo consuelo a mi hija.

Y tú ¿cómo lo ves? ¿Te consuelan y consuelas o lloras y dejas llorar? Nos encantará conocer tu opinión.

Quizás también te interese leer:

Amar no es malcriar
Entrevista al pediatra Diego Hernandez (Parte 2): Dudas frecuentes de padres primerizos
El porteo de bebés: nuestra experiencia





13 comentarios:

  1. Verdaderamente esto me ha sido útil. Si bien tengo que decir que algún
    otro post distinto no me pareció tan bueno, lo de esta
    vez me ha gustado mucho.
    Saludos y gracias
    Feel free to surf my web-site - Carla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carla, nos alegramos. Esperamos seguir leyéndote por aquí, siempre serás bien recibida.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Cuánta razón tienes!
    Este fin de semana nos hemos juntado varios de la familia para conocer a una nueva llegada, de ahora 21 días.
    La niña monísima, tranquilísma y sobándo durante horas en brazos de cada una de las personas que estabamos presentes y queríamos aprovechar!
    En un momento de estos, le pregunté ingenuamente a su madre, mi prima, de 30 años, qué tal iba con la lactancia. Su respuesta "estupendamente, cada 3 horas, ni un minuto menos, en todo caso la aguanto más". Yo le dije "pero la lactancia tiene que ser a demandas" y su respuesta me dejó KO: eso son chorradas de las frikis como vosotras, y según el pediatra unos a demanda y otros no, el mío es la repera y me ha dicho que cada 3 horas mínimo. Si quiere comer una hora y media antes, pués tendrá que aguantarse, que no es plan de que me jorobe la existencia".

    A todo esto, se quejaban de los famosos "cólicos", pues al parecer ha estado dos días llorando de 20 a 05.00. Claro, de cólicos ná de ná, tiene que tener un hambre que se muere, porque para calmara el cólico el pediatra le ha dado colikind, infusión y aerored, pero sobre todo "NADA De teta". de 20 a 05.00. Porque por la noche el restaurante se cierra, que si no te habrá jorobado la existencia.

    El gran drama no son las mamás que hacen estas cosas, sino los supuestos profesionales que las recomiendan, aunque vayan en contra de las mismas recomendaciones de la AEPD o la OMS. Porque las mamás, todas, estoy segura, hacen lo que creen mejor para sus hijos (menos las enfermas mentales claro está). Y si el pediatra dice AAHHHHHHHHHHHH pues todas AAHHHHHHHHHHHHHHH

    A la chica de tu ejemplo probablemente desde que nació la criatura le han estado diciendo que "llorar es bueno, te manipula, ves qué solo quiere brazos? menudo malcriado...uy, o le metes en vereda ahora o diós te coja confesada cuando tenga 16". Y poco a poco la chica se lo cree y va ignorando su instinto. Y el pobre bebé paga el pato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es un pediatra, sí Señor, más preocupado por la existencia de la madre que por la de una criatura de 21 días. Ver para creer!!De todas formas, por mucho que su pediatra le diga que no le de de comer en 9h (qué barbaridad y qué falta de profesionalidad) no me parece muy responsable hacerle caso. Cualquiera con sentido común y corazón, no dejaría sin comer a una criatura tan pequeña durante tantas horas y que no deja de llorar por mucho que se lo recomiende el mejor de los pediatras. Espero que la niña crezca sana y no tenga ningún problema de desnutrición.
      Gracias por contarnos esta experiencia y por pasarte por aquí.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Por desgracia la escena que describes se produce demasiado a menudo y creo que en cualquier parte del mundo... A veces es gente que no se plantea na da ni se cuestionan nada, pero es que tienen corazón? porque lo primero que le sale a una madre si ve a su bebé llorar es procurar su consuelo.
    Excelentes reflexiones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María. Yo también me pregunto si madres como ésta tienen corazón. Lo primero que le sale a una madre y a toda persona de bien si ve llorar a un bebé es intentar calmarlo. Pero parece que no todos vemos la crianza y la vida de la misma forma.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Yo creo que está acabando con el instinto maternal porque estoy segura de que jamás una madre ha quedado indiferente mientras su bebé no paraba de llorar, esto sólo ocurre ahora y mucho.
    Pero tampoco me vale que es por recomendación del pediatra, porque en el caso que cuentas la madre ni siquiera sentía la menor empatía por su pequeño. Y ahora que lo menciono, la empatía se aprende... ya veremos que será de esa madre en su vejez...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo Maribel, el instinto maternal está cada vez más oculto en nuestra sociedad. Y como bien dices, cada vez es más frecuente la indiferencia de una madre ante el llanto de su bebé.
      Es cierto que la empatía se aprende y esta madre quizá tenga una vejez, si llega, tan difícil con la infancia de su bebé.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Pues que quereis que os diga... Creo que es más fácil ignorar al pediatra descabellado que hace semejantes recomensaciones que el llanto de tu hij@. A mi me dijo que nada de demanda y no le he hecho ni caso. No pienso dejar llorar a mi niña. Es muy cómodo echarle la culpa al pediatra o a los comentarios de otros y eludir tu parte de responsabilidad.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto lo que dices, a veces, es muy fácil echar la culpa al pediatra sobre muchas cosas que los padres hacen, pero también es verdad que muchas veces la presión social y lo que un médico te recomienda tienen mucha fuerza en mucha gente. Felicidades por seguir tu instinto y no dejar llorar a tu hija y alimentarla a demanda a pesar de ir en contra de las recomendaciones de tu pediatra.
    Esperamos seguir leyéndote por aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. No se si estoy enfadada o decepcionada, de vez en cuando suelo echar una ojeada a la pagina de la Asociacion Española de Pediatria, y he aquí que me he encontrado con la Presentación de la Guía Clínica de los trastornos del Sueño en Pediatría de AP.
    En el capitulo 10 de la guia rapida: 10.Medidas preventivas y de higiene del sueño, según la edad, para ayudar a adquirir o mantener un buen patrón de sueño, me he encontrado con un metodo que me recuerda a otro bien conocido,os saco unas cuantas frases a ver que os parece:
    -Sin embargo, no es conveniente que se duerma tan pronto
    como la cabeza toque el colchón. Los niños tardan en dormirse
    unos 20-30 minutos. Los padres deben procurar no
    estar presentes en ese período.
    -Durante los primeros 8 meses puede ser habitual y normal que
    el bebé se despierte por la noche.No se le debe alimentar, pues
    a esta edad un niño sano ya no lo necesita, y hay que procurar
    no alterar el ambiente, encendiendo la luz o sacándolo de la
    cuna. Se debe consolar al niño con caricias y frases cariñosas.
    -Asegúrese de colocarlo en la cuna o la cama somnoliento
    pero aún despierto para darle la oportunidad de aprender a
    dormirse por sí solo
    -El niño debe aprender a dormirse solo, sin ayuda. Si tiene rabietas,
    no hagan caso; los padres deben salir de la habitación y,
    si se levanta, deben acostarlo rápidamente, evitando hablar con
    él. Sobre todo, la actitud de los padres debe ser firme: hay que
    hacer siempre lo mismo y estar seguros de que eso es lo que hay
    que hacer.
    Y no sigo por que si eso es lo que piensa la AEP, qué van a hacer las madres que hacen caso a todo lo que se les dice???
    Una madre rabiosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente Sofía. Yo también suelo consultar la página de la AEPED y cuando he leído cosas como éstas, llego a la conclusión de que son más de 9.000 pediatras los que participan y por tanto, sus opiniones no serán uniformes en todos los temas. Además, hay muchos comités y cada uno seguirá unas teorías. Pero sí, indigna un poco que precisamente en esta web se digan ciertas cosas. Para el tema del sueño, no dejan de ser pediatras y deberían ser psicólogos infantiles los que escribieran y no ellos que no tienen formación en este terreno.
      Gracias por compartir la información y por comentar una vez más.
      Un saludo.
      Raquel

      Eliminar
  8. Hola! Pues la verdad es que Los casos que contáis me parecen terribles, y también que los pediatras puedan llegar a dar Esos consejos. Pero no estoy nada de acuerdo en lo de que sea frecuente la falta de instinto maternal y la indiferencia ante el llanto de un bebé. Afortunadamente, lo que vivo y veo a mi alrededor es bastante al contrario: madres y padres que adoran a sus bebés y les tratan con muchísimo amor y dedicación. Me cuesta recordar algún ejemplo de un niño llorando sin ser atendido y consolado rápidamente. Creo que ese instinto y amor por nuestros hijos ni se han perdido ni se perderán nunca.
    Ro

    ResponderEliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...