martes, 31 de julio de 2012

Entrevista al pediatra Diego Hernández (parte 1) : Lactancia materna

Esta semana hemos tenido la suerte de entrevistar a nuestro amigo Diego Hernández, un magnífico pediatra, especializado en neonatología,  presidente de la Comisión de Lactancia del Hospital General Universitario de Ciudad Real y padre de dos hijos. 


Diego nos fue de mucha ayuda, durante las primeras semanas de vida de nuestra hija, en las típicas preguntas que todos los padres primerizos nos hacemos y hoy queremos compartirlo con todos vosotros para poder ayudar a quienes lo necesiten...

Para empezar, Diego nos aclara algunas de las dudas más frecuentes entre los padres sobre lactancia materna.


Diego ¿Cuáles son las claves para conseguir una lactancia materna con éxito y prolongada en el tiempo?


Las claves del éxito…no creo que existan claves fijas, porque si fuese así todas las lactancias serían exitosas y duraderas. Ahora sí, hay una serie de cuestiones que pueden favorecer que esto suceda. 
  • Lo primero y fundamental es que una madre desee lactar a su hijo. El grado de motivación es importante.
  • Luego hay que estar bien informados. La mayoría de las familias hoy en día tienen mucha información, pero ésta es muy diversa y no siempre correcta. La madre debería tener conocimientos básicos de cómo funciona su cuerpo y cuales son las necesidades de su bebé y su forma de expresarlas en función de la edad. Hay que tener en cuenta que los problemas físicos de base que impiden dar de mamar a un bebé son excepcionales, por lo que es importante que una madre tenga confianza en su capacidad de lactar de forma exclusiva a un hijo. Dentro de estas generalidades iniciales, incluiría que la madre se rodee de buenos apoyos, tanto dentro de la familia como fuera, asegurándose que se respeta su decisión y que se la apoya en los momentos difíciles, que los hay.


Y por el contrario ¿Cuáles son las causas más frecuentes por las que la lactancia fracasa o no se instaura correctamente?


Sin embargo, así como es difícil enumerar claves de éxito, sí que son más reconocibles causas que precipitan o favorecen abandonos precoces y no deseados de lactancias maternas. Son casi los contrapuntos de lo señalado anteriormente. 
Intentando seguir un orden cronológico, señalaría el problema cultural como la raíz. 
En España, a partir de mediados de siglo XX, sobre todo, se ha perdido la cultura popular tan rica en relación a la lactancia, lo que hacía que los conocimientos y experiencias en relación a la lactancia se transmitiesen tanto de forma vertical (de madres a hijas) como de forma horizontal (entre mujeres de la misma comunidad).


Los que hemos nacido en la 2ª mitad de siglo XX ya no tenemos esos referentes, y sin embargo, estamos bombardeados desde la más tierna infancia por una cultura de la lactancia artificial tremenda.
Esto hace que sea muy frecuente que unos padres hoy en día lleguen a serlo sin haber vivido de cerca la experiencia de la lactancia materna y sin embargo, sepan mucho sobre la lactancia artificial, lo cual les genera más confianza porque es lo que conocen. 


Siguiendo la cronología, mientras nos preparamos durante el embarazo, recibimos de golpe mucha información en poco tiempo, con lo cual nos volvemos un poco locos, porque lo que no hemos aprendido en 20-30 años hasta que somos padres, es difícil que lo hagamos en 9 meses. 
El mensaje que sí está llegando es lo importante que es la lactancia materna, pero no nos queda muy claro como conseguir llevarla a cabo, lo que genera mucha frustración en las familias y un desánimo que puede entorpecer una correcta lactancia. 


Una vez nace el bebé hay cosas que con frecuencia ocurren en nuestro medio y que dificultan una instauración correcta de la lactancia: 
  • la separación precoz madre-hijo
  •  el uso de chupetes
  • la administración de otros alimentos diferentes a la leche materna ( fórmulas artificiales)
  • la mala interpretación del llanto del bebé como síntoma de que se queda con hambre…
Más adelante los problemas van cambiando, y las primeras semanas o meses son causas frecuentes de abandono el dolor al dar de mamar, las grietas, la sensación de que el bebé no se alimenta lo suficiente si toma sólo pecho…


Otra causa para los niños que maman más allá de los primeros 4-6 meses es una incorrecta introducción de la alimentación complementaria que desencadena destetes precoces. 
Y por último, para cerrar esta línea temporal de problemas, los prejuicios sociales y la falta de costumbre en relación a las lactancias prolongadas, en niños mayores de 1-2 años, lo que puede hacer plantearse a una madre destetar a un hijo porque estén juzgándola negativamente.


 Por supuesto, las madres trabajadoras tampoco se ven beneficiadas en absoluto con las políticas de “supuesta conciliación familiar”, donde se da una baja de 16 semanas (4 meses), cuando estamos recomendando que den de mamar a demanda mínimo 6 meses de forma exclusiva. 
Es imposible satisfacer la demanda de un bebé que no está con su madre todo el tiempo.


¿Cada cuánto tiempo tiene que mamar un bebé recien nacido? ¿Siempre lo hará así?


El bebé debe mamar cuando lo necesite. Los hay que maman más y los hay que maman menos, esto depende de muchos factores: la edad la temperatura ambiental, el estado de salud…
Las primeras semanas o días suelen mamar muy a menudo (12-14 veces de media, pero a veces más), algunos bebés van demandando menos con la edad, pero los hay que tienen alta demanda y necesitan a menudo el pecho. Luego hay momentos que pueden aumentar su ritmo de tomas habitual, como por ejemplo en los escalones de crecimiento (los estirones). En poco tiempo sabrás cual es la forma que tiene tu bebe de pedirte el pecho.

¿Es necesario dar 15 minutos de cada pecho? ¿Puede un bebé alimentarse sólo de un pecho en cada toma y crecer sano?


Lo que es necesario para dar correctamente el pecho es olvidarnos de los relojes y hacerles más caso a los niños que saben perfectamente cuánto y cada cuanto tienen que mamar. 
Cada niño es diferente, pesa diferente, mama diferente, crece diferente, tiene una edad diferente, por lo tanto no todos maman las mismas veces ni el mismo tiempo. Incluso un mismo niño tiene distintas necesidades a lo largo de las 24 horas que tiene un día y puede mamar más por la noche o por la tarde… 


En relación a si se alimenta bien de un solo pecho, la respuesta es: claro que sí. El hecho de que las mujeres tengan dos pechos es fundamentalmente porque podrían estar mamando dos crías al mismo tiempo (gemelos o dos hijos que se lleven poco tiempo). Por lo tanto, lo normal es que si un bebé le dejamos mamar libremente se alimente bien con un solo pecho, porque lleva todos los nutrientes necesarios. 


Ahora bien, como hoy día lo más habitual es que se esté alimentando a un solo bebé, es bueno que la madre se ponga al bebé en ambos pechos, pero no en la misma toma, sino una toma en cada pecho, o como mínimo que vacíe bien un pecho antes de ofrecerle el segundo que lo normal es que de este mame menos o incluso no mame. 
Si le dejamos que mame el bebé hasta que se suelte, generalmente habrá vaciado el pecho. Es muy importante que lo haga así porque la leche no es igual durante toda la toma. Lo primero sale lo más acuoso (agua, sales, hidratos) y lo último lo más espeso (proteínas, grasas…). Si le damos un poco de cada pecho, recibirá mucho líquido e hidratos y poca proteína y grasa, con lo cual cogerá poco peso y demandará más a menudo, porque se quedará poco saciado.

¿Cómo sé si mi bebé mama lo suficiente?


El saber si maman lo suficiente es una de las dudas más frecuentes de las madres que lactan a sus hijos al pecho. Somos una sociedad muy preocupada en medir las cosas y esto lo hemos trasladado a la alimentación. Queremos muchas veces saber los mililitros de leche que toman nuestros hijos, y es porque lo comparamos con los biberones que tienen medida, como si eso fuese lo mejor, pero no lo es. 
Para saber si yo como suficiente no necesito pesar la comida que me como ¿no es así?, pues con los niños tampoco. 


Nos tendremos que fijar en una serie de signos que nos ayudarán a reconocer si mama o no suficiente. Los signos directos consisten en verle que mama y que lo hace repetidamente y correctamente. Los signos indirectos: regurgita, se queda tranquilo tras la toma, hace pis y caca con frecuencia, está contento y activo, según corresponda a su edad, va creciendo (que es distinto a engordar, que es con lo que estamos obsesionados muchas veces).

¿Es normal que mi hijo regurgite después de cada toma? ¿Hasta cuándo lo hará? ¿Qué puedo hacer para evitarlo?


Las regurgitaciones son muy habituales en los lactantes y hasta prácticamente el año de vida son fisiológicas (es decir, normales). Se deben a una incompetencia temporal del esfínter que separa el estómago del esófago, por eso la comida que hay en el estómago puede volver al esófago incluso llegando a la boca. 


Los hay que lo hacen en alguna toma, otros en todas, unos más cantidad y otros menos, pero sólo se considera patológico si se acompaña de algún otro síntoma de alarma: no crece, está muy irritable gran parte del día, tiene infecciones respiratorias o bronquiolitis frecuentes, o se atraganta con el vómito. Si no tiene ninguno de estos síntomas, hay que estar tranquilos y esperar a que el tiempo vaya mejorando el reflujo y entre tanto aprender a convivir con esas regurgitaciones.
Las medidas posturales pueden ayudar algo: no acostarle hasta pasados 30-45 minutos de la toma y al acostarle, que sea un poco incorporado.



Si quieres saber cómo continúa la entrevista,  en próximos artículos Diego nos seguirá hablando de lactancia materna y también nos aclarará algunas dudas sobre otros temas como cólicos del lactante, sueño infantil, alimentación complementaria... ¡No te lo puedes perder! ¡Te esperamos!


Mientras tanto, puedes leer alguno de los siguientes artículos que quizás también sean de tu interés:
Libro: Los 5 pasos para tener éxito en tu lactancia materna
Aviso para padres novatos: hay que echarle paciencia

4 comentarios:

  1. Felicidades por esta entrevista; es de mucha ayuda para los nuevos padres, incluso para los que no son primerizos.
    Es sencilla y muy didáctica.
    Se necesitan mas pediatras en esta línea.
    Muchas gracias por difundir una entrevista de tanta calidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa. Nos alegramos de que te haya gustado la entrevista. Estamos de acuerdo en que se necesitan más pediatras en esta línea.
      Esperamos seguir leyéndote a menudo por aquí.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Enhorabuena por esta magnífica entrada! creo que es de mucha utilidad, la comparto ;)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias María por tus palabras y por compartirla.
    Un beso

    ResponderEliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...