miércoles, 2 de mayo de 2012

Amar no es malcriar

Cuántas veces habremos oído en los últimos meses la palabra MALCRIAR o similares.

Mucha gente (incluidos profesionales de la salud, familiares y amigos) nos dicen que si cogemos mucho a nuestra hija o no la dejamos llorar un rato en el carrito cuando pasea por la calle o por la noche antes de dormir, entre otras situaciones, la vamos a malcriar.

Hace poco me decía un conocido ( profesional de la sanidad, por cierto) cuando mi hija lloraba en su silla en la calle porque no quería seguir sentada, que no la cogiera que se iba a acostumbrar.
Yo le contesté que eso era precisamente lo que yo quería, que se acostumbrara a que su madre la quiere y que siempre va a estar ahí para ella, para lo que necesite en la vida.

Ahora que nuestra hija es un bebé, lo que necesita es que la cuidemos, que la cojamos, que la queramos, que la alimentemos, que juguemos con ella...Dentro de unos años, tendrá otras necesidades y su madre y su padre estarán ahí, si Dios quiere. Y por eso, queremos que SE ACOSTUMBRE AL AMOR DE SUS PADRES.

No conozco ningún niño/a que esté malcriado porque sus padres lo amen. En cambio, sí conocemos, cada vez más, casos de niños que por carencias afectivas han sido criados mal (malcriados) y quizá tengan un futuro difícil.

Cuantas personas hay en las cárceles, en la calle, en la vida, que no recibieron todo el AMOR de sus padres o familiares, sino todo lo contrario y por desgracia, sus vidas están llenas de dolor, de sin sentido, de inseguridades, de miedos...¡de vacío!Aaunque sea paradójico decir "llenas de vacío".

Nosotros AMAMOS  a  nuestra hija y por eso, queremos demostrárselo cada día, a cada instante y queremos que SE ACOSTUMBRE a ello, a nuestros besos, a nuestros brazos, a nuestra presencia, a NUESTRO AMOR, en defintiva.

Por ello, seguimos nuestro instinto en cada momento sin pensar en los mensajes que la sociedad nos trasmite "VAIS A MALCRIAR A VUESTRA HIJA si hacéis esto o aquello...".

Y nuestro instinto, como el de la mayoría de los padres (sobre todo, madres, por aquello del instinto maternal) es:

  •  Coger en brazos a nuestra hija cuando llora.Si lo hace, será porque algo le pasa. ¿cómo no vamos a atender a nuestra hija si le pasa algo?
  •  Darle pecho si es necesario para calmarla, aunque no "toque la toma". Pues para eso es amamantada a demanda, es decir, cuando ella quiere y no cuando a la madre le viene bien. Y no por eso va a coger "vicio" (como me dijo la enfermera del centro de salud). Y si así fuera, como no sería un vicio que le durara muchos años por razones obvias, siempre sería mejor que vicios como fumar, por ejemplo, que puede durar toda la vida. ¿O acaso usted no tiene vicios confesables como el chocolate o dormir la siesta o comer pipas?  Pues deje que la niña tome teta,  que no es malo sino todo lo contrario!!!
  • Comérnosla a besos sin reprimirnos, nunca, pensando en el qué dirán. ¡¡Cuántas veces se me ha quedado gente mirando con ojitos de envidia cuando me como a mi hija a besos en el parque!! Seguro que pasan por sus cabezas las veces que, quizá, sus padres no lo hicieron o bien, aquellas que lo hicieron y ya no lo hacen. No hay nada más puro que el beso de una madre o un padre a sus hijos.
  • Abrazarla para que se sienta protegida, segura y querida, en todo momento.
  • Dormir con ella porque, de ese modo, descansamos todos y además, disfrutamos de los felices que somo estando juntos los tres. Tiempo habrá de separarnos, cada día para nuestras obligaciones y el resto de la vida, con las circunstancias que nos depare el mañana. ¿Hay algo más maravilloso que despertarse al lado de las personas a las que amas y poder olerlas y besarlas? Abrir los ojos junto a tu marido y tu hija, cada mañana, es un regalo del cielo!!Si no lo habéis hecho todavía, os invitamos a que lo probéis.
Hay padres que confiesan ( cuando les dices que Paula duerme con nosotros desde media noche)  que ellos también duermen o han dormido con sus hijos durante temporadas y que era lo más cómodo para no tener que levantarse. Si no lo decimos nosotros antes, muchos de ellos, tienden a ocultarlo por las presiones sociales recibidas. Es curioso, lo llegan a decir incluso, defensores del método Estivill. Da que pensar la cosa ¿no os parece?

Como las presiones sociales han existido y seguirán existiendo, creemos que lo mejor es hacer lo que a cada uno le dicte su corazón y de ese modo, se sentirá en paz con su hijo y consigo mismo.

Os invitamos a que cojáis a vuestros hijos, los abracéis, los beséis y les digáis todo lo que los queréis. Sin complejos y sin sin miedos, criaréis unos hijos felices y seguros de sí mismos porque siempre sabrán que cuentan con vuestro amor.

Y aquellos que os dicen que no malcrieis o acostumbréis a vuestros hijos, quizá sientan envidia porque ellos ya no tienen a quién hacérselo o quizá nunca hayan tenido el abrazo de una madre o de un padre y por eso os lo dicen, qué se yo.

Lo que está claro es que AMAR no es  MALCRIAR, sino todo lo contrario, biencriar. Si AMAS a tus hijos en toda la extensión de la palabra, tendrás muchas posibilidades de criarlo bien, sin carencias afectivas y de seguridad, que tan importantes y necesarias son para el buen desarrollo de todo ser humano.

Tanto si lo vives como nosotros, como si lo haces de otra forma, estaremos encantados de recibir tus comentarios.

Feliz miércoles a todos!



8 comentarios:

  1. Solo puedo decir una cosa: Bravo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias María,
    No te imaginas la ilusión que nos ha hecho leerte, que te gusten nuestros artículos y que nos hayas incluido en tu lista de blogs. Además, como has podido comprobar eres la primera de nuestras seguidoras (GRACIAS!!). Todos los comienzos son ilusionantes, imaginamos que a tí te pasaría igual.
    Esperamos seguir leyéndote por aquí y que sigas AMANDO Y BIENCRIANDO a tu hija.Siempre serás bienvenida!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Ánimo me encanta la forma de malcriar que teneis a vuestra hija, aprovechad y comerosla a besos porque crecen muy deprisa.
    Seguiré viendo vuestro blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rosa, así lo haremos. Es cierto que los niños crecen muy deprisa. Mañana Paula cumple 9 meses!!!Y parece que fue ayer cuando nació...

      Esperamos seguir leyéndote por aquí.

      Eliminar
  4. Yo no estoy casada y no tengo hijos, por lo que, a priori, poco tendría que decir aquí, pero me gusta mucho vuestro blog. Si los tuviera, supongo que también me dejaría llevar por el corazón, ningún impulso que salga verdaderamente del corazón puede ser malo, si el corazón es bueno. "De lo que rebosa el corazón, habla la boca", ¿no es así? Pero es cierto que nadie nace sabiendo, por lo que, hagamos lo que hagamos, todos corremos el riesgo de equivocarnos alguna vez.

    RESPETO. Ésa es la base de toda relación personal y no digamos en el seno de una familia. Sin respeto no puede nacer el AMOR. Ser padres no tiene reglas, cada uno educa como le sale del alma, deseando siempre lo mejor para sus hijos. He trabajado mucho con niños y cada vez estoy más convencida de que, por muy mal que pudieran hacer las cosas unos padres, ese amor paterno y materno es insustituible para la educación y crecimiento del niño. Respetemos a los que son diferentes y respetemos a los que no lo son. RESPETEMOS. Y NO JUZGUEMOS. Y construiremos un mundo más agradable para todos.

    Ánimo con vuestro blog y con la bonita manera que tenéis de AMAR a vuestra hija. Un montón de besos para mi preciosa Paula.

    Por cierto, soy su tia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias tía de Paula. Nos ha encantado tu comentario. No gusta mucho tenerte por aquí. Estás invitada siempre que quieras a seguirnos y a participar.

      Un beso y muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  5. Hola, hoy es el primer día que entro y este el primer post que leo, y sinceramente me ha encantado. Comparto 100% cada una de las palabras que hay. Estoy hartísima de que me digan y repitan lo mismo que a vosotros, incluso gente de la familia. Me hago la misma pregunta que vosotros ¿cómo voy a malcriar a mi hijo por el simple hecho de llenarlo de besos y de abrazos? Entonces ¿a que ha venido al mundo, a hincharse de llorar? Por favor, ya tendrá tiempo de sufrir en su vida de adulto. Aquí estamos sus padres para quererlo por encima de todas las cosas.
    Me ha encantado lo que habéis escrito, y con vuestro permiso, sigo leyendo. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Ester,

    Muchas gracias por tus amables palabras y por dejar tu comentario. Nos alegramos de que coincidamos en estos temas de crianza. Todo aquello que unos padres hacen por amor a sus hijos no puede ser nunca malcriarlos, sino biencriarlos. Sigue biencriando a tu hijo y los dos seréis felices!

    Un abrazo y bienvenida!

    ResponderEliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...